Un vídeo muestra a un tiburón nodriza tratando de «desgarrar» a un hombre

Un vídeo muestra a un tiburón nodriza tratando de «desgarrar» a un hombre

F. OLMOS

Ervin Maccarty ha probado en sus propias carnes por qué los tiburones nodriza tienen la mandíbula más pequeña y los dientes curvos. Y es que para este escualo, que generalmente vive en el fondo del mar y se alimenta succionando moluscos y crustáceos, soltar a su presa no es una opción genéticamente viable. Por ello, pese a que no suele atacar a los seres humanos a no ser que le provoque, los pocos ataques que se han reportado han sido de gran tensión.

Y ahora podemos ver por qué gracias a que todo quedó grabado en vídeo. Maccarty estaba disfrutando de una jornada playera. Surf, barco, comida con los amigos...ellos practicaban la pesca con arpón y acababan de acertar, pero no habían podido cogerlo. No querían dejar el arpón flotando en el mar. Él, por supuesto, tampoco. Como surfero pasional (alguien podría hacerse daño) pero también por conciencia con el medio al que tanto respeta y ama.

Así que, dada su pericia en el agua, saltó él para recuperarlo. Sin embargo algo molestó al pequeño tiburón nodriza (que pueden medir hasta 4 metros, por lo que tuvo suerte) porque le mordió en la tripa. «Saltó de otro agujero y me mordió», narra en una entrevista al Daily Mirror. «Sentí que intentaba desgarrarme. Fue realmente horrible».

Y es que el obstinado tiburón no le suelta, ni tan siquiera cuando Ervin logra subir al barco. Sus amigos tienen que matarlo con su cuchillo, abriéndolo por la mitad prácticamente, para que por fin abra la mandíbula.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos