Viagra, 20 años levantando... pasiones

Viagra, 20 años levantando... pasiones

La pastilla azul, hallada por accidente cuando se buscaba un remedio para la angina de pecho, ha cambiado la vida sexual de millones de hombres

ÁLVARO SOTO

Igual que muchos otros grandes avances de la humanidad, la Viagra fue descubierta por accidente. Hace algo más de dos décadas, los investigadores de la farmacéutica Pfizer experimentaban con el citrato de sildenafilo, un medicamento para tratar la angina de pecho, pero cundía el desánimo: todas las pruebas daban resultados negativos. Eso sí, los hombres que tomaban este nuevo compuesto 'sufrían' un inesperado efecto secundario, una erección, y relataban que su vida sexual estaba mejorando.

Haciendo de la necesidad virtud, Pfizer redirigió su investigación hacia la impotencia masculina, y eureka, todo empezó a funcionar: acababan de descubrir la Viagra. Miles de hombres que padecían impotencia sexual (una enfermedad que afecta a un tercio de los mayores de 40 años) acabaron con ella y el laboratorio pegó el mayor pelotazo de su historia.

Hoy se cumplen 20 años desde que la Agencia de Estados Unidos para la Alimentación y los Medicamentos, la FDA, aprobó el milagro azul. Desde entonces, los médicos han extendido 65 millones de recetas de esta píldora que ha permitido mejorar la vida sexual de los hombres y que sirvió para desvelar el tabú de la impotencia.

A ello colaboraron las campañas publicitarias que llegaron a las televisiones de todo el mundo. Que hombres como el político norteamericano Bob Dole, candidato a la Casa Blanca en 1996, y sobre todo, 'o Rei' Pelé vincularan su prestigio al del medicamento ayudó a que los efectos de la Viagra se multiplicaran. También el auge de internet o el desarrollo del porno 'on line' contribuyeron a la expansión de una pastilla que hizo aún más rica a Pfizer.

La empresa previó unos ingresos iniciales de 100 millones de dólares, pero pronto superó los 1.000 millones. En las dos primeras semanas se prescribieron en Estados Unidos 150.000 recetas a 15 dólares la pastilla (su precio llegó a estar en 50) y en septiembre de 1998 la píldora azul llegó a Europa, donde logró un éxito similar. Prueba de ello es que la Viagra se ha convertido en el medicamento más falsificado de la historia: las pastillas de contrabando se fabrican en Tailandia o la India y llegan a todo el mundo. De hecho, Pfizer avisa de que el 80% de las que se venden por internet son falsas y pueden contener pesticidas, yeso o tinta para la impresora. En 2013, apareció el genérico de Viagra en Europa y en 2017, en Estados Unidos.

En estos 20 años, los investigadores han tratado de crear una 'Viagra' femenina y en 2015, la FDA aprobó la flibanserina, comercializada en Estados Unidos con el nombre de Addyu. Pero su uso generó controversia porque pertenece a la familia de los antidepresivos, cuesta cientos de dólares y tiene efectos secundarios, como náuseas o pensamientos suicidas. En su lugar, funcionan mejor las hormonas o los tratamientos con láser. Pero también se han documentado temeridades de la Viagra, como su uso recreativo entre jóvenes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos