El vecino que alertó de la presencia del falso Puigdemont no se arrepiente de la llamada

El vecino que alertó de la presencia del falso Puigdemont no se arrepiente de la llamada

Joaquín Reyes reconoce que cada vez es más difícil hacer humor y sátira

C. GARCÍA

Hace unos días, un vecino de Torrejón de Ardoz (Madrid) llamó a la Policía asegurando que había visto a Carles Puigdemont en la calle. Los agentes se presentaron en el lugar para tratar de detener al político, pero se llevaron una gran sorpresa al ver que no se cumplieron sus expectativas.

Quien estaba allí no era el político catalán, sino Joaquín Reyes, caracterizado de él, rodando un sketch para 'El Intermedio'. El propio humorista opinó en el programa de La Sexta tras lo ocurrido: «me pareció una situación de película de Berlanga. Me sigue pareciendo una cosa surrealista».

Desde la dirección de 'El Intermedio' trataron de ponerse en contacto con el vecino que había llamado a la Policía. La opinión del hombre no tiene despedicio. Según reconoció el autor de la polémica llamada «no está la situación para bromitas», explicó claramente molesto con la sátira de Joaquín Reyes.

El humorista ha visto en estas declaraciones el reflejo de lo que puede estar ocurriendo en el país con el humor, ahora que se ha prohibido la exposición 'Presos políticos' en ARCO o que se juzgan tuits ofensivos. «El humor y la sátira política son cada vez más difíciles», aseguró Joaquín Reyes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos