De la trompetilla al implante coclear

Muchos «remedios» se han inventado en la historia para curar la sordera, casi siempre con «nula eficacia» y a veces con secuelas perjudiciales, recuerda Inés Antón. Entre ellos, las punciones en la trompa de Eustaquio, las trompetillas y los 'anteoídos', unos auriculares con un tubito que llegaba al tímpano. Ya en el siglo XX se desarrollaron los audífonos, aparatos electrónicos que -estos sí- amplifican el sonido, y desde 1957, los implantes cocleares, dispositivos que se introducen mediante cirugía y que restablecen la audición. Son muy eficaces en niños pequeños con hipoacusia grave y en adultos con lenguaje oral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos