Transexuales por convenio

Inauguración del hotel Ritual en Torremolinos con el izado de la bandera arcoíris. Arriba, la firma del convenio con la ATA, ayer./R. C.
Inauguración del hotel Ritual en Torremolinos con el izado de la bandera arcoíris. Arriba, la firma del convenio con la ATA, ayer. / R. C.

Un hotel malagueño se convierte en la primera empresa turística que garantiza la formación y contratación de personas que han cambiado de sexo

ALBERTO GÓMEZ

Ya en los años sesenta, cuando el resto del país aún languidecía bajo la pesadilla franquista, Torremolinos ofrecía un oasis de diversidad sexual que alcanzó repercusión internacional. Hasta John Lennon viajó a la entonces barriada malagueña, hoy municipio icónico en materia turística y libertaria, para perderse junto a su amigo y representante Brian Epstein, el quinto Beatle, abiertamente gay, por las calles y plazas de aquel impactante y colorido lugar. «Solíamos sentarnos en un café viendo a los chicos. Yo le preguntaba cuál de ellos le gustaba y disfrutaba de sus respuestas como un escritor que está experimentando una realidad que no es la suya», escribió posteriormente el autor de 'Imagine'. Ahora, más de medio siglo después, Torremolinos vuelve a desplegar su carácter pionero con la firma de un convenio entre la cadena Ritual Hoteles y la Asociación de Transexuales de Andalucía-Sylvia Rivera (ATA) para garantizar la contratación de transexuales.

La cadena andaluza, que abrió su principal hotel hace menos de un año en Torremolinos, se convierte así en la primera empresa hotelera española en comprometerse a impartir cursos de formación para transexuales y a reservarles puestos de trabajo en función de las necesidades de contratación. Con este acuerdo, la compañía oficializa una política de empleo que desarrolla en la práctica desde hace años; en el Hotel Ritual ya han trabajado cuatro transexuales, de las que actualmente hay una en plantilla. La presidenta de ATA, Mar Cambrollé, anunció ayer en Torremolinos que ofrecerá la posibilidad de rubricar este convenio a otras cadenas hoteleras y empresas andaluzas «para dar visibilidad a este colectivo tan denostado en el mercado laboral».

Un informe elaborado por la Universidad de Málaga en 2010 reveló que más del 70% de las personas transexuales carecen de oportunidades para acceder a un empleo, una situación que se recrudece entre las menos jóvenes. «Históricamente solo han tenido la prostitución y el espectáculo como únicas salidas laborales», lamenta Cambrollé, que califica de «apartheid» el trato que el colectivo ha recibido en España: «Solo hace falta ir a cualquier gran almacén. ¿Cuántos transexuales hay trabajando? Necesitamos que las empresas destierren sus prejuicios y que se abran las puertas del mercado laboral».

«Aún se les da con demasiadas puertas en las narices, hay que acabar con ese estigma»

Para conseguirlo, la ATA ha vuelto a solicitar a la Junta de Andalucía que ponga en marcha la Ley Integral de Transexualidad aprobada por unanimidad en el Parlamento andaluz en 2014 y que contempla incentivos fiscales para promover la contratación de transexuales.

También el Ayuntamiento de Torremolinos ultima, en el marco de su Plan de Igualdad, garantizar la inclusión de transexuales, además de otros colectivos en riesgo de exclusión social, en los futuros planes de empleo del municipio. En la localidad malagueña, sin embargo, el acceso a un puesto de trabajo resulta mucho más sencillo que en otras ciudades por su histórica condición como destino de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI). El empresario Antonio Domínguez, fundador de la Asociación de Comerciantes Gays de Torremolinos (Acogat), recuerda que en su local Edén Beach «tenemos trabajando a transexuales desde hace cinco años», una contratación que considera «necesaria» para visibilizar y normalizar al colectivo: «Aún se les da con demasiadas puertas en las narices, hay que acabar con ese estigma».

Municipio 'gay friendly'

El Hotel Ritual, situado entre la playa del Bajondillo y la plaza de La Nogalera, fue inaugurado el pasado verano con el izado de la bandera arcoíris, un acto que simboliza su apertura de miras. «Nunca hemos tenido ningún reparo. La defensa del colectivo LGTBI es una causa social pero también debería ser una causa empresarial», explica su director, David Taboas. Con la apertura de este establecimiento, Torremolinos ha recuperado parte de la competitividad perdida en beneficio de Barcelona, Madrid, Ibiza o Benidorm después de que el Ayuntamiento negara durante lustros su vinculación con el turismo gay, una tendencia revertida tras el cambio de Gobierno local en 2015 y que propició su declaración como municipio 'gay friendly'.

La visita de Lennon le valió un altercado con un disc-jockey que, semanas después, en la fiesta de cumpleaños de Paul McCartney, trató de burlarse del genio de Liverpool: «¿Qué tal tu luna de miel en Torremolinos, John?». Ese barniz de homofobia, extendido a la transexualidad, sigue impregnando la sociedad capa a capa hasta levantar muros laborales donde felizmente, tras décadas de reivindicaciones, comienzan a vislumbrarse las primeras grietas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos