Las terribles consecuencias de dejar el cargador del móvil enchufado

Las terribles consecuencias de dejar el cargador del móvil enchufado

Una madre ha publicado en las redes sociales unas tremendas imágenes de su experiencia con motivo de este hábito tan extendido

LV / EL COMERCIO

Son muchas las ocasiones en las que, por comodidad, ni siquiera desenchufamos el cargador del teléfono móvil tras hacer uso de él. Desconectamos la clavija y lo dejamos enchufado, una costumbre que en principio no parece traer consecuencias negativas y que, en realidad, puede acarrear peligro, sobre todo con niños cerca.

Courtney N. Davis, madre de la pequeña Gabby, no pensó en ese posible peligro cuando dejó el cargador de su teléfono conectado. Esta madre de Kentucky ha compartido en Facebook su escalofriante experiencia, producto de ese hábito y como resultado de la comodidad o la pereza. Advertimos que las imágenes publicadas por Courtneyresultan muy desagradables, ya que muestran de forma muy explícita lo que le sucedió a su hija tras sufrir un accidente casero, consecuencia de esa mala constumbre.

«No iba a publicar esto, pero hablé del tema en un grupo de madres y comprobé que muchas no piensan dos veces en el peligro que puede suponer un cargador para un niño pequeño», comenta Courtney. Su historia comienza el pasado 28 de septiembre, cuando Gabby hizo un gesto que repiten millones de niños en todo el planeta. Encontró algo y se lo llevó a la boca. Y por desgracia, ese algo era el extremo vacío de un cargador de móvil enchufado a la corriente.

Las fotos de las quemaduras y las heridas que la descarga eléctrica produjo en la boca de la niña son impactantes. «Otro día mi cargador no habría estado conectado y a su alcance, pero fue un día complicado y no pude moverlo. Apenas unos segundos bastaron para que se hiciese daño. Nunca antes se lo había llevado a la boca ni había jugado con él», sostiene la madre, que ha ido actualizando su post día a día para mostrar la evolución de las lesiones de su hija.

«Padres, abuelos, niñeras... por favor, dejad vuestros cargadores lejos del alcance de los críos. Mi hija tuvo suerte, pero quizá el próximo niño no sea tan afortunado», sentencia Courtney. Pese a lo crudo de las imágenes, la pequeña está bien y ni siquiera ofrece muestras de dolor. Además, ante el aluvión de preguntas, la mujer ha desvelado que el cargador fatídico correspondía a un Samsung Note 5. Su post está dando la vuelta al mundo y alertando a miles de padres: ha recibido cerca de 70.000 'likes' y ha sido compartido por más de 304.000 personas.

Fotos

Vídeos