Un tatuaje de henna para siempre

Un tatuaje de henna para siempre

F. OLMOS

Los tatuajes temporales de henna son un 'souvenir' bastante recurrido cuando se viaja a según qué zonas. Es usual ver a la gente volver con ellos de un viaje por Marruecos, India o Egipto. Por ello Madison, de 7 años, les pidió a sus padres que le regalasen un tatuaje de henna durante su viaje por Egipto. Ellos accedieron con la condición de que debían hacerlo con seguridad. Nada de puestos callejeros, lo harían en el salón de belleza del hotel de cuatro estrellas donde se hospedaban. Lo hicieron y Madison quedó muy contenta con el resultado.

Sin embargo, un rato después la niña comenzó a sentir picores que se convirtieron en abrasión conforme se le iba llenando el brazo de ampollas y se le hinchaba la zona tatuada. De inmediato la llevaron al hospital, donde les explicaron que se trataba de una reacción alérgica a la parafenilendiamina, un producto que también se usa en algunos tintes de pelo o protectores solares.

A Madison le han quedado grandes cicatrices en el brazo, pero desde el hospital defienden que sus productos son de calidad y que ha sido la piel de la niña la que ha reaccionado de forma anómala, por tanto culpan a los padres de no saber las alergias de su hija antes de permitirle tatuarse.

En cualquier caso en un comunicado de prensa confirmaron su decisión de dejar de ofrecer el servicio a sus clientes.

Fotos

Vídeos