Sexo: «¡Póngame lo mismo que a ella, por favor...»

Sexo: «¡Póngame lo mismo que a ella, por favor...»

En Estados Unidos la testosterona es la última moda entre mujeres de más de 50. Algunos expertos afirman que esta hormona soluciona la apatía sexual femenina. Pero la cosa no está tan clara

PAULA CEREZO / XLSEMANAL

Cuando el cantante Robbie Williams reconoció en junio de 2011 que tomaba testosterona porque su médico le había dicho que tenía «los niveles hormonales de un hombre de cien años», su revelación no causó gran impacto, más allá de la desilusión de alguna fan. Sin embargo, cuando un par de meses después otra figura del showbusiness confesó tomar testosterona para aumentar el deseo sexual, la conmoción fue mayúscula. Quien hablaba no era un macho en horas bajas, sino una mujer de setenta y tres años. En concreto, Jane Fonda.

La pregunta es si la falta de deseo supone de verdad un problema… ¿no será una presión social?

Durante la promoción de su libro Prime time -en el que la actriz no se cortaba al hablar de sus necesidades sexuales-, Jane Fonda explicó que ese tratamiento hormonal supuso «una enorme diferencia para poder mantener la actividad sexual cuando la libido ha bajado». En aquel momento, la testosterona en mujeres era un tema muy controvertido -sigue siéndolo hoy- y reservado a casos médicos extraordinarios. La confesión de Jane Fonda tuvo un enorme impacto: movilizadora de masas, puso a muchas mujeres sobre la pista de que podía haber una solución a su falta de deseo.

Este es un artículo de XLSEMANAL, el suplemento dominical de 'La Verdad'. Puedes seguir leyéndolo aquí

Temas

Sexo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos