Sentarse con las piernas cruzadas, ¿es tan malo como dicen?

Popularmente está considerado un mal gesto en público

C. GARCÍA

«¡No cruces las piernas!», solían decir las abuelas, «te las tendrán que cortar de mayor», reforzaban su aviso. Este gesto ha estado muy mal visto a lo largo de los años, hay quien lo apoya con la teoría de que no circula bien la sangre y puede traer consecuencias, como coágulos o varices. ¿Qué hay de cierto en todo esto?

Según un estudio publicado en 2007, efectivamente, cruzar las piernas a la altura de la rodilla podria conllevar riesgo de coágulos, pues aumenta la presión arterial. Si el cruce se produce a la altura de los tobillos, el riesgo disminuye. A pesar de esto, los médicos explicaban que cruzar las piernas no acarrea ningún peligro para las personas, a no ser que estas sufran de problemas cardiovasculares o de circulación.

En cuanto a la aparición de varices, Jon Modrall, médico vascular, explica que el cruce de piernas no aumenta la posibilidad de tenerlas. De hecho explica que hay otras posturas más peligrosas para ello, como estar de pie largos períodos de tiempo.

El hecho de que las piernas se entumezcan o se 'duerman' al permanecer mucho tiempo con ellas cruzadas ha dado lugar a la creencia de que es una postura peligrosa para la circulación a largo plazo. Los médicos explican que esto no es del todo cierto, pues los problemas circulatorios están producidos en muchos casos por el sedentarismo y permanecer tiempos prolongados en posturas poco ergonómicas.

Para tratar de prevenir estos problemas no basta con no cruzar las piernas, sino que hay que moverse y practicar algún ejercicio, aunque solo sea andar.

Fotos

Vídeos