Cómo saber si te están mintiendo

Cómo saber si te están mintiendo

Juan Ángel Anta revela en su libro 'Comunicación no verbal y detección del engaño' algunas pistas para saber cuándo nos engañan

C. GARCÍA

- Cariño, ¿dónde estuviste anoche?

- Estuve trabajando hasta tarde, no quise despertar al llegar.

Parecería una conversación normal entre una pareja. Una respuesta que podría ser real o un engaño. Ante la duda, el criminólogo y experto en análisis verbo-corporal, Juan Ángel Anta, da algunas claves para detectar mentiras en su libro 'Comunicación no verbal y detección del engaño'. Se trata de una serie de pautas que seguiría también la Policía en el procedimiento habitual de sus investigaciones y interrogatorios.

El diario El Ideal recoge algunas de las pautas que Anta destaca en su libro. Se trata de algunas de las emociones más cotidianas que se pueden expresar en el rostro. Teniendo encuenta los rasgos y las formas de expresión se puede saber si la emoción es verdadera o es un engaño.

Alegría: patas de gallo en los ojos, mejillas levantadas, boca abierta mostrando o no los dientes...

Arrogancia: una de las comisuras de los labios tira hacia atrás, ojos que parecen reírse...

Asco: nariz arrugada, cejas levantadas, labio superior levantado...

Desprecio: nariz arrugada en uno de sus lados, mejilla levantada por el mismo lado, boca torcida en diagonal formando una mueca...

Dolor: cejas bajas, ojos cerrados, boca abierta...

Indiferencia: cejas elevadas y arrugas a lo largo de la frente, comisuras de los labios hacia abajo, posibles arrugas en la barbilla...

Ira: cejas bajas y en forma de 'V', pupilas dilatadas, aletas de la nariz muy abiertas...

Sorpresa: arrugas horizontales por la frente, cejas levantadas en forma de arco, boca en forma de 'O'...

Temor: arrugas en el centro de la frente, cejas levantadas y contraídas a la vez, boca entreabierta con los labios tensos o estirados hacia atrás...

Tristeza: arrugas en el centro de la frente en forma de 'V' invertida, comisuras de los labios hacia abajo, boca cerrada en forma de 'U' invertida...

Vergüenza: párpados superiores bajados o semicerrados, ojos mirando hacia abajo, labio inferior que aprieta ligeramente la barbilla provocando arrugas...

En su libro, Anta explica que es muy importante conocer a la otra persona. En este caso se deben tener en cuenta los gestos típicos del otro. Por ejemplo, cuando cuente algo y haga gestos que nos parezcan 'raros', porque no son habituales en esa persona, «es un indicio de mentira». Por ejemplo, uno de los sujetos que estudio movía las manos cuando contaba una historia verídica, sin embargo, cuando mentía, dejaba una mano inmóvil y con la otra se rascaba la barbilla.

El criminólogo también destaca la importancia de fijarse no solo en cómo cuenta las cosas el otro, también en qué cuenta. A veces algunas palabras en contexto dan indicios de mentira. También tener en cuenta el tono de la voz, la velocidad a la que habla o si hace pausas, si piensa si da rodeos para tratar de explicar alguna cosa... Para los que dan demasiadas explicaciones, en muchas ocasiones ellos mismos terminan descubriéndose.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos