5 remedios caseros para espantar a las moscas

Una mosca negra común, en reposo. / EFE

La presencia de la mosca negra es más frecuente en los municipios cercanos al río o próximos a embalses, donde crecen las larvas

LA VERDADMurcia

A pesar de que el ciclo vital de la mosca es muy corto, apenas unos 28 días desde que es huevo hasta que muere como insecto adulto, la mayor parte de su tiempo lo dedica a revolotear por casas ajenas y a molestar a los humanos. Sobre todo, en verano, cuando las altas temperaturas favorecen su proliferación. En cualquier supermercado encontraremos sprays para espantar a moscas y mosquitos; sin embargo, ‘La Verdad’ ha recopilado algunos de los remedios caseros más eficaces contra las moscas para todos aquellos a los que no les gusten los productos químicos. ¡Ahí van!

1. Bolsas de agua

El remedio mítico, que todos hemos visto alguna vez en casas de campo o en porches al aire libre, es una bolsa de plástico transparente, llena de agua hasta la mitad y colgada del techo. Seguramente nos hemos preguntado porqué y cómo esa bolsa mágica lograría espantar a las moscas. La razón es sencilla: cuando los rayos del sol pasan a través del agua, este hace de prisma y descompone la luz en forma de arcoiris, algo que las moscas detestan. Esta es la misma razón por la que vemos cedés colgados de las copas de los árboles, para que la mosca no pique los frutales.

2. Limón con clavos

Este es un remedio popularmente menos conocido, pero puede que lo hayamos visto también en casa de alguna familia tradicional de la huerta. Se trata del limón con clavos. Pero no clavos metálicos, sino de olor, de esos que las madres echan a la comida de vez en cuando. Para prepararlo, hay que partir el limón por la mitad y pinchar en cada trozo una decena de clavos. Luego, pones tu obra de arte sobre la mesa del jardín, en el alféizar de la ventana por la que entran o donde tú quieras. Lo ideal sería poner un limón nuevo cada día, porque cuando se seca, ya no las repele tanto como al principio.

3. Vinagre de manzana

Conocidísimo también por sus efectos anti moscas es el vinagre de manzana. Sin embargo, tal vez sea el menos utilizado porque su olor, a pesar de que a estos insectos alados les encante, no resulta muy agradable para los humanos. Para fabricar una trampa sencilla, corta la parte superior de una botella de plástico, pon unos tres o cuatro dedos de vinagre dentro y luego coloca el cuello de la botella a la inversa, en forma de embudo. Coloca el invento donde suela haber más moscas e irán directas al vinagre. Si no quieres hacerlo con vinagre, también puedes colocar alimentos dulces como plátano, golosinas y restos de refrescos azucarados en la botella: acudirán igual.

4. Esencias y plantas aromáticas

Menos conocidos pero igualmente efectivos son los aceites aromáticos o ciertas plantas como la lavanda, la menta, la citronela, la albahaca, el romero, la melisa o el eucalipto. Plantar alguna de ellas cerca de casa o colocar ambientadores naturales por la estancia también ayudará a que las moscas no te visiten en verano. Lo ideal es que se utilicen varios remedios caseros a la vez. Por ejemplo, colocar la trampa de vinagre en el porche y una planta de estas justo en la entrada de casa.

5. Vodka

Sin duda el remedio casero que se lleva la palma es, en caso de estar rodeado de moscas y que no paren de inquietarte, ponerte un poco de Vodka en ciertas partes del cuerpo como las muñecas y los tobillos. Supuestamente eso las ahuyentará, porque no soportan el olor de esta bebida alcohólica. Pero ojo, porque es algo que en ‘La Verdad’ no hemos probado. Recuerda, además, que para no atraer a estos bichos siempre te ayudará no dejar restos de basura cerca de casa ni tener recipientes en los que se estanque el agua.

Temas

Verano

Fotos

Vídeos