El té de queso, la nueva tendencia asiática que se expande

¿Llegaremos a ver esta moda en Europa? No suena tan descabellado...

F. OLMOS

Pese a que las diferencias entre las culturas occidental y asiática siempre han sido tan vastas que se alzaban prácticamente como un muro metafórico que impedía las confluencias entre ambas, desde un tiempo a esta parte las cosas están cambiando. Ellos importan costumbres, tendencias y vocabulario occidental y nosotros hacemos lo propio. Comemos shushi, vemos anime y de tanto en cuando encendemos farolillos de papel o linternas voladoras.

Se podría decir, sin casi temor a equivocación, que las tendencias más fácilmente comunicantes entre ambas culturas son las que tienen que ver con la alimentación. ¿Llegará la del té con queso a Europa? Sí, sí, té con queso. Suena bizarro pero tiene una explicación bastante coherente. Y es que el té, sobre todo los preferidos por los asiáticos, tiene un sabor amargo que la espuma de queso que le añade la cadena Cheesetea, originaria de Indonesia, disimula muy bien.

Sin embargo beberlo tiene su aquél, no se crean. Y es que según las instrucciones de la propia marca primero hay que retirar la tapa del vaso y llevarse a la boca un poco de espuma de queso, pero antes hay que inclinar el vaso un ángulo de 45 grados. Luego se coloca de nuevo la tapa y con la ayuda de una pajita se bebe algo de té. Finalmente, hay que agitar bien el vaso para mezclar el queso con el té.

Fotos

Vídeos