El profe era un 'pornostar'

Antes de ser profesor de Matemáticas, fardaba así en las redes. /
Antes de ser profesor de Matemáticas, fardaba así en las redes.

Ruggero Freddi invirtió sus ganacias del porno gay en estudiar dos carreras, y ahora sus alumnos universitarios descubren su currículo

DARÍO MENOR

Ruggero Freddi cometió un error de principiante en su primer día como profesor asistente de Análisis Matemático I en la facultad de Ingeniería Clínica y Biomédica en la universidad la Sapienza de Roma. No fue por lo que dijo o dejó de hacer durante la clase, sino por cómo iba vestido. «Llevaba un jersey y debajo una camiseta ajustada. Hacía calor, me quité el jersey y sentí un coro de voces de admiración. No puedo esconder que tengo un cuerpo macizo. En ese momento me sentí halagado, pero luego entendí que así perdía la respetabilidad. Desde entonces siempre voy con camisa y chaqueta».

Aquella equivocación ante el armario a la hora de elegir la ropa para el primer día de su trabajo llamó la atención de los estudiantes, que se pusieron a investigar a conciencia por internet para descubrir qué pasado tenía ese nuevo docente con cuerpo de culturista.

La primera parada de los alumnos fue en su página de Facebook, donde hay publicado un vídeo en el que se le ve con el pecho descubierto sacando músculos. Desde ahí dieron un salto más hasta encontrar el verdadero filón: su profesor era conocido hace unos años por el nombre artístico de Carlo Masi, alias con el que logró convertirse en una estrella del cine pornográfico para homosexuales en Estados Unidos.

«Pese a ser un divo del porno tiene dos carreras», comenta una de sus estudiantes tras descubrir el peculiar currículum de Freddi, del que los diarios italianos dicen que es «todo músculo y cerebro».

«Yo soy de una familia humilde y estudié Ingeniería Informática porque pensé que podía servir como ascensor social, pero solo encontré luego empleos con sueldos muy bajos. Alguien me ofreció trabajar en el cine porno y decidí probar suerte», explica en 'La Repubblica' este profesor debutante de 41 años, que parece divertido ante el revuelo organizado a su alrededor al descubrirse su pasado. Insiste de todas formas en que su carrera como actor porno gay «no es ningún secreto» .

El peculiar pasado de Freddi no ha hecho que los alumnos o sus compañeros en la universidad le hayan perdido el respeto. «Nadie me ha hecho nunca preguntas que no fueran científicas. Me toman en serio, como debe ser, porque estoy preparado para mi trabajo. Me tratan de usted y los chicos son amables, abiertos y curiosos ante un profesor tan extraño», relata el docente en el 'Corriere della Sera'. La catedrática de la que depende en su trabajo tampoco encuentra reparo alguno en su trayectoria anterior. «Cuando me siento mal y pienso que yo soy peor que el resto, es ella la primera en animarme», explica el antiguo actor.

En la cima

Freddi asegura que dejó el cine porno a los 34 años cuando tocó la cima y vio que necesitaba abrir una nueva etapa en su vida. «Opté por invertir el dinero que había ganado en mi formación». No le fue mal: se sacó la carrera de matemáticas y obtuvo una beca para realizar el doctorado, lo que le abrió además las puertas a la enseñanza en la universidad, un mundo en el que dice ser feliz, pero en el que gana mucho menos que antes. «Ahorré lo necesario para poder vivir hoy con la beca de 1.016 euros más los extras por las clases. Creo en la cultura, y eso de que el estudio te hace mejor, pero no más rico».

Fotos

Vídeos