Pierden a su bebé recién nacido debido a un virus que contrajo por un beso

Recreación de la meningitis vírica creada por ordenador/
Recreación de la meningitis vírica creada por ordenador

La pareja ahora trata de advertir a otros padres que no dejen que nadie bese a sus bebés

F. OLMOS

La triste historia de Mariana, de tan sólo unas semanas de edad en el momento de su muerte, y de sus padres Nicole y Shane Sifrit está dando la vuelta al mundo. La pareja se encontraba en su propia boda cuando se percataron de que su hija llevaba más de dos horas sin querer comer, alarmados intentaron despertarla, pero no pudieron. Más alarmados aún les trasladaron rápidamente al hospital, donde tuvieron que ingresar de urgencia al bebé. Allí les dieron la mala noticia, había contraído meningitis vírica y se temía lo peor.

A los padres se les realizó la prueba y ambos dieron negativo en el virus, por lo que los médicos creen que fue contagiada por un tercero. «Nos dijeron que podía haber sido cualquier cosa, como el simple beso de un ser querido», ha declarado Nicole a los medios. Sus órganos empezaron a fallar y el personal del hospital fue tajante con los padres: no esperaban que viviese más de 24 horas.

Sin embargo, tal y como Nicole ha relatado en su propio muro de Facebook, la pequeña llegó a vivir casi una semana más. Tras su muerte, tanto Nicole como su marido Shane repiten en diversas entrevistas a medios locales que su único consuelo es que «en sus 18 días de vida tuvo un gran impacto en el mundo y esperamos que con la historia de Mariana salvemos la vida de numerosos recién nacidos». «No dejes que la gente vaya por ahí besando a tu bebé, lava tus manos constantemente y procura que salga lo mínimo de casa hasta que cumpla 6 meses», advierten.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos