Este padre salvó la vida de su hija por este detalle en su forma de llorar

Estos padres animan a todos a acudir al médico cuando crean que algo no va bien

C. GARCÍA

Stu Bonsall y su mujer Tracy, de Burnley, en Lancashire, llevaron a su hija de solo cuatro semanas al médico cuando observaron que el tono de su llanto no era igual. El padre se dio cuenta de que la pequeña no lloraba igual que días atrás y decidió llevarla al médico, después de eso fue ingresada por un caso de sepsis que la tuvo en coma tres días.

La pequeña ya está fuera de peligro y los médicos agradecen a Stu su rápida actuación frente a las primeras sospechas. La sepsis es causada por una infección pero no se sabe bien que se lo produjo a Megan, la hija de Stu. Esta enfermedad podría desembocar en un fallo multiorgánico que podría llevar a la muerte.

Según ha contado el padre al Independent, «Fue bueno confiar en mi instinto». Al ver que la pequeña lloraba de forma diferente, la llevaron al hospital de Manchester para que le hicieran un chequeo. Ahora, Bonsall anima a otros padres a acudir al médico si creen que algo no va bien.

«Mis acciones salvaron la vida de Megan. Nunca me arrepentiré de eso, aconsejaría a todos los padres que visiten su hospital. Podría salvar la vida de su bebé», explica el padre al medio. Stu ya es padre de otros dos hijos más, por lo que podría haber pasado cualquier hecho relativamente no importante, no obstante, «percibía que algo era diferente».

Los síntomas más comunes de una sepsis en bebés suelen ser una respiración rápida, sensación de frío anormal al tacto o tener la piel azulada.

Fotos

Vídeos