¿Qué es la nomofobia? Puede que tengas este problema y no lo sepas

¿Qué es la nomofobia? Puede que tengas este problema y no lo sepas

Se trata de un trastorno que te hace imposible dejarte el m´vil en casa

LV

¿Volverías a tu casa si te das cuenta de que te has olvidado el móvil? Si contestas que sí a la pregunta, es posible que padezcas nomofobia. Así se conoce a este trastorno que, aunque no está reconocido como una adicción por la Organización Mundial de la Salud, padece cada día más gente.

El término probiene de "no-mobile-phone phobia" en inglés (miedo a no llevar el móvil) y define la dependencia extrema que sufren las personas a estos aparatos tecnológicos. Según los expertos, esta angustia vinculada a los dispositivos electrónicos puede provocar síntomas como dolor de cabeza, taquicardias, ansiedad o pensamientos obsesivos, además de irritabilidad.

Este tipo de nuevo trastorno surge del uso diario de Internet y las Redes Sociales hasta el punto de convertir el entretenimiento en estas plataformas en una dependencia grave. Padecer nomofobia conlleva problemas de de autoestima y de relación con los demás. De hecho, la inseguridad personal es el factor más común que causa nomofobia, según relataba Antonio de Dios, psicólogo del Hospital Quirón de Marbella, a EFESalud.

Sobre las consecuncias que puede tener esta adicción al móvil, el psicólogo lo compara con otros trastornos similares: “Es como el que tiene adicción al tabaco, que lo pasa mal cuando se le acaban los cigarrillos y que, en cuanto tienen la posibilidad de fumar, lo primero que hacen es encenderse uno”.

Síntomas y consejos

Para identificar síntomas de nomofobia basta con ver si sabríamos, por ejemplo, tener en la vida real una misma conversación que la que mantenemos por WhatsApp, porque en muchas ocasiones las personas inseguras se sienten más protegidas por un teclado.

Si consideras que puedes tener nomofobia, algunos consejos son: apuntar lo que crees que debe ser un uso aconsejable del móvil, apagarlo cuando estás haciendo otras cosas totalmente ajenas como puede ser una reunión familiar, priorizar las relaciones personales a las virtuales y, en el caso más extremo en el que la ansiedad sea muy fuerte, consultar a un especialista

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos