La curiosidad que no sabías de las etiquetas de las botellas de agua

Algunas curiosidades del agua en las que nunca habías reparado

C. GARCÍA

Seguramente nunca te has parado a observar la etiqueta de una botella de agua, o tal vez sí. Tal vez no te has fijado en que el nombre del manantial del que se extrajo el agua es más grande que la marca. ¿No es esto muy extraño para las empresas?

Algunas marcas de agua usan el nombre del manantial como marca, como el caso de Lanjarón por ejemplo, pero otras muchas lo ponen en la etiqueta con letras bastante visibles. Lo único por lo que este detalle puede pasar desapercibido es porque las marcas se encargan de poner letras más finas o que destaquen poco.

La razón de que el nombre del manantial vaya tan grande es, según cuentan en este artículo de 'La cabeza llena' que existe una ley que obliga a las embotelladoras a señalar suficientemente visible su nombre. Desde el año 2010 se modificó esa normativa y las empresas señalan desde entonces el manantial en una letra más grande que la de su marca.

Otro detalle informativo a tener en cuenta sobre el agua es que existen diferentes tipos: agua mineral natural, agua de manantial, agua preparada y agua de consumo público envasada. Según su composición, el agua también puede ser de mineralización muy débil, débil, media o fuerte.

La última curiosidad viene de mano de Oliver Rodés. Es el laboratorio de este doctor el encargado de certificar la pureza de la mayoría de aguas que hay en el mercado. Razón por la que su nombre está en la mayoría de etiquetas.

Fotos

Vídeos