Un niño se queda ciego por una dieta inadecuada

Aspecto del ojo cuando le falta Vitamina A.

Los padres llevaron a su hijo al médico preocupados por su pérdida de visión continua

C. GARCÍA

Los padres de un niño de 11 años de Canadá llevaron a su hijo al médico después de 8 meses de pérdida progresiva de la visión, ceguera nocturna y sensibilidad a la luz. Una vez le hicieron varias pruebas, determinaron que el joven tenía un eccema y varias alergias alimentarias.

El pequeño llevaba una estricta dieta que consistía en patatas, cerdo, cordero, manzanas, pepino y cereales Cheerios. Lo que le ocurría era que en su alimentación no había rastro de vitamina A, un complemento necesario para el buen funcionamiento de la visión. Los alimentos ricos en esta vitamina son las zanahorias, las patatas dulces o el pescado.

Los médicos se extrañaron por esta carencia, pues es común en países subdesarrollados, donde hay carencia de estos alimentos, sin embargo no es común en el lugar donde vivían ellos. El problema era que el niño no podía ingerir muchos alimentos ricos en vitamina A por sus alergias.

Los médicos administraron por vía intravenosa una "megadosis" de vitamina A durante dos días, consistente en 200.000 UI -la cantidad diaria recomendada para alguien de su edad son 2.000 UI. El niño empezó a recuperar la visión al poco tiempo, aunque no lo hizo por completo, según los médicos, no logrará recuperarla del todo y deberá controlarlo a partir de ahora.

Fotos

Vídeos