Música para el alzhéimer y los ictus

Existen muchas investigaciones neurocientíficas que conectan el alzhéimer y la música, avalando que melodías y letras de canciones hacen más lenta la pérdida de memoria y ayudan a recuperar el lenguaje. La asociación Alzhéimer León acaba de realizar un estudio que certifica que los enfermos «en las fases más avanzadas son los que ofrecen una respuesta emocional más evidente y poderosa ante la música, con un efecto más que beneficioso para su estado de ánimo y bienestar». Y es inmediato, la música les hace 'despertar', fijan la mirada que estaba perdida y reaccionan en muchos casos llorando o riendo y reconociendo las canciones aprendidas en la niñez. Es algo similar a lo que ocurre con los ictus; un ensayo clínico publicado este año en la revista 'Annals of the New York Academy of Sciences' ha investigado la efectividad de la terapia musical en la recuperación de la movilidad del brazo y la mano en personas que han sufrido un ictus (siempre que no les haya dejado completamente paralizados), concluyendo que esta es más rápida y mejor que en las personas que no reciben musicoterapia. Además, reduce la apatía, la fatiga y la negatividad. En pacientes con ictus muy severos, la música es muchas veces lo único que logra sacarles de su 'encierro'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos