Los momentos en los que nunca debes usar aceite de oliva

Un manjar mediterráneo con múltiples propiedades que a veces derrochamos

C. GARCÍA

El aceite de oliva es el oro de España. Se trata de un alimento básico en nuestra dieta y codiciado en otros países. Un estudio de la OCU concluyó que cada español consume al año 13 litros de aceite, de los cuales 10 son de oliva.

Este alimento es tan especial y existen tantas variedades que se realizan incluso catas. Los españoles echamos aceite a casi todas las comidas, pero la revista Prevention ha publicado un reportaje en el que alerta de 4 momentos en los que no deberiamos usar este líquido tan valioso.

1. Si no indica claramente la procedencia

Al ser un alimento tan codiciado, existen muchas botellas fraudulentas. Con el aceite de oliva te dan 'gato por libre', al menos en algunos lugares del mundo, como Italia donde un 80% del aceite es falso.

En España esto no ocurre. Nuestro país es el mayor productor de aceite de oliva del mundo. Según fuentes de la Asociación Interprofesional del Aceite de Oliva, en la Península Ibérica se produce una media de 1.3 millones de toneladas de este manjar vegetal. Tal solo consumimos un 3,5% del aceite de oliva de importación, por lo que es complicado encontrar aceite fraudulento en nuestro país.

2. Para freir

El aceite, recalentado a 160 grados para el de oliva virgen extra y 215 para el virgen, es muy nocivo para la salud. Al usarlo para freir, se produce un proceso de oxigenación, provocando que algunas de sus propiedades se degraden. Los ácidos grasos y el omega-9, vinculados a este tipo de aceite, pierden calidad cuando se usa para freir, por lo que el alimento pierde muchas de sus virtudes. A pesar de esto, el aceite de oliva virgen extra aguanta muy bien las altas temperaturas y es capaz de soportarlas sin perder sus propiedades.

3. A la parrilla

Ni freir ni para la parrilla. Igualmente, al calentar el aceite se hace un flaco favor a sus beneficios. A veces incluso produce llamas cuando se cocina. A pesar de esto, no es nocivo para la salud y puede consumirse igualmente. Lo más recomendable es usar el aceite virgen extra, que es mucho más fuerte para cocinarlo.

4. Como hidratante o mascarilla capilar

Bien es cierto que tiene múltiples propiedades hidratantes y se ha usado mucho en productos cosméticos, puede que el aceite de oliva no le venga del todo bien a algunos tipos de piel. En el caso de las pieles acneicas, que ya tienen grandes dosis de grasa, puede resultar contraproducente tratarlas con aceite.

Fotos

Vídeos