La moda no airea trapos sucios

Jueces examinan a varias modelos durante la preparación de la Lakme Fashion Week de Bombay.//I. MukherjeE / AFP
Jueces examinan a varias modelos durante la preparación de la Lakme Fashion Week de Bombay. / /I. MukherjeE / AFP

Los contratos leoninos de algunas agencias sin escrúpulos alimentan los abusos.«Prometen cosas imposibles»

La pasarela también ha sido escenario de abusos sexuales. Del que más se ha escrito es del fotógrafo estadounidense Terry Richardson -uno de los más prestigiosos del mundo- al que algunos medios han apodado el 'Wenstein de la moda' por acumular denuncias de abuso sexual y por aprovecharse físicamente de las modelos durante las sesiones de fotos. Pese a ello, su carrera no se había visto alterada... hasta ahora. Tras el caso 'Wenstein', acaba de ser vetado por revistas como 'Vogue' o 'Vanity Fair'.

Pero, ¿qué pasa en los bastidores de la moda española? Es difícil saberlo porque hay muy poca gente dispuesta a contarlo. Carlos Checa, dueño de la agencia de representación de modelos Fashion Face, está harto de que se identifique a su sector como un refugio de lascivos sin escrúpulos. No niega que pueda haber acoso sexual, porque «donde hay belleza y mujeres» puede ocurrir lo indeseable. Pero apunta una pista poco conocida. «Hay agencias que no son profesionales y que inducen a las aprendices de modelos a firmar contratos leoninos, con cláusulas no abusivas sino lo siguiente. Exigen exclusividad para todo, absoluta confidencialidad y prometen cosas imposibles, como pagar a una modelo novel, con 1,70 metros de altura y sin ninguna posibilidad de trabajar, hasta 1.500 euros en su primer desfile. A mi agencia ha llegado una chica atemorizada por lo que acababa de firmar». Al tener a las jóvenes amarradas de este modo, es fácil, dice Checa, que se perpetren toda clase de abusos y que den su consentimiento a propuestas indecentes.

Inés Sainz, exmodelo y fundadora del gabinete de relaciones públicas y agencia de comunicación Back Up, quita hierro a la magnitud del acoso. «Me ha pasado en el mundo de las grandes empresas y jamás en el de la moda. Al sacar a una modelo de su contexto habitual me he encontrado con algún listo que se ha pasado de la raya con comentarios fuera de tono y demás», dice Sainz, que fue Miss España en 1997.

«Me ha pasado en grandes empresas, jamás en el mundo de la moda» Inés Sainz

Los jueces a veces no ayudan. La presidenta de la Asociación Clara Campoamor, Blanca Estrella Ruiz, está molesta con las trabas que encuentra en los tribunales. La organización no podrá personarse como acusación popular contra el fotógrafo Kote Cabezudo, a quien varios modelos acusan de abusos sexuales. El juzgado que instruye la denuncia pide a la entidad una fianza de 3.000 euros para poder personarse en la causa. Y como la asociación no dispone de tal cantidad, ha desistido de su empeño. «Está aprobado por el Congreso de los Diputados que las asociaciones especializadas puedan personarse en casos de violencia de género sin la necesidad de depositar fianza. Pero como el pacto se firmó después de que sucedieran los hechos, no podemos hacerlo», se queja Blanca Estrella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos