La ministra del amor

El controvertido gobernador Rochas Okorocha y su hermana, Ogechi Ololo./LV
El controvertido gobernador Rochas Okorocha y su hermana, Ogechi Ololo. / LV

Un gobernador nigeriano nombra a su hermana comisionada de la Felicidad y el Cumplimiento de las Parejas

GERARDO ELORRIAGAMADRID

Para hacer bien el amor hay que ir al sur, no hay duda. Raffaella Carrá ya lo advirtió, aunque, a decir verdad, nunca especificó la ubicación exacta de ese paraíso meridional. Nadie podía imaginar que ese enclave de la dicha marital se encontraba en otro continente, nada menos que en el lejano Estado de Imo, al sureste de Nigeria, un territorio con una superficie similar a Cantabria, pero con una población diez veces superior, cuya dicha sexual y conyugal va a estar, a partir de ahora, respaldada por la Administración. La señora Ogechi Ololo ha sido nombrada oficialmente Comisionada para la Felicidad y el Cumplimiento de las Parejas, un cargo de gran responsabilidad social.

El título ha generado una controversia inmediata. La población del país africano se ha volcado en las redes sociales para cuestionar la iniciativa. Hay quien recaba más información sobre sus objetivos y se pregunta si se trata de asegurar el débito conyugal o combatir la infidelidad, tan arraigada y contraproducente para la estabilidad marital, y también están los que reclaman igualdad de oportunidades para los 'singles', los desparejados de toda la vida y, a su juicio, mucho más propensos a la infelicidad.

La Red ha esquivado el componente emotivo y ha recordado que en Imo existen otros problemas más allá del dormitorio. Los más críticos han denunciado conflictos mucho más concretos y acuciantes como la deforestación, la contaminación generada por la extracción petrolífera y la miseria, e, incluso, los más escépticos han apuntado que, casualmente, la nueva funcionaria es hermana del gobernador Rochas Okorocha y le han alabado, irónicamente, su inventiva para distribuir cargos y prebendas en el seno de la familia.

La comisionada no ha permanecido callada ante las acusaciones y ha recordado que un negociado similar existe en los Emiratos Árabes Unidos, país al que ha definido como modelo de prosperidad, aunque lo cierto es que su progreso siempre ha aparecido vinculado con el negocio petrolífero, y no con las relaciones amatorias de sus nativos. Venezuela también cuenta con un viceministerio para la Suprema Felicidad Social del Pueblo, pero, tal vez, en esta ocasión, el ejemplo no resultaba conveniente para Ololo, que ha preferido obviar la referencia.

En cualquier caso, el objetivo es titánico. Nigeria sufre una crisis económica muy grave, obstáculo para el alborozo común. La decisión de Okorocha llega en una atmósfera enrarecida, cuando cuestiones como el nepotismo, la desviación de fondos y las prácticas corruptas arruinan la imagen de su Administración.

El propio gobernador de Imo es todo un modelo de felicidad hecha a golpe de esfuerzo. Nacido en el seno de una familia pobre, su temprana iniciativa empresarial le condujo a comprar un televisor con nueve años, un autobús a los catorce, a triunfar en la industria del cemento con veintidós y casarse con veinticuatro, cerrando el ciclo de la satisfacción personal. Luego, se convirtió en gobernador y gastó una fortuna en erigir absurdas estatuas de los presidentes del país.

Temas

Nigeria

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos