El milagro del pollo barato

El milagro del pollo barato

LV / XL SEMANAL

1. ¿Qué tipo de pollo comemos? El pollo que comemos mayoritariamente es del tipo broiler, el de cría intensiva. Son pollos creados para obtener carne que se sacrifican a los dos meses; o sea, que pese a su gran tamaño son pollitos. Se considera que pasan a ser gallos o gallinas cuando tienen cinco meses. Pocos broiler llegan a cumplirlos.

2. ¿El pienso los hace amarillos? El 60 por ciento del pienso son cereales: trigo, cebada y maíz. Se cree que el color amarillo del pollo se debe al maíz que come, pero no es así: hay razas que siempre tendrán la piel blanca, aunque ingieran grandes cantidades de este.

3. ¿Con qué rapidez se reproducen? La clave del negocio del pollo son los tiempos. Una gallina de carne produce 160 o 170 huevos al año. Las gallinas nacidas de esos huevos ya están poniendo huevos a los seis meses. En un año se reúnen más de dos generaciones de pollos; y en menos de cinco años, una familia original de un gallo y diez gallinas da lugar a ¡50 millones de pollos!

4. ¿Cuánta proteína tienen? Los broiler han evolucionado hasta convertirse en un sistema productivo capaz de convertir el pienso en proteína de carne con enorme eficacia. 1,7 kilos de pienso producen un kilo de carne de pollo. En comparación, son necesarios siete kilos de alimento para producir un kilo de carne de vacuno.

5. ¿Qué pollo quiero? Si quiere buen precio con alto valor nutricional: el pollo de cría intensiva. Si quiere gastronomía a precio razonable. el crecido en libertad. Si le preocupa la ecología (y puede pagar tres veces más): el criado sin sustancias de síntesis química.

6. ¿Son engendros genéticos? Lo que permite mantener el precio a lo largo de los años es su crecimiento. Un pollito de apenas 40 gramos al nacer en mes y medio ya pesa 2,7 kilos. El siglo pasado se necesitaban más de tres meses para lo mismo. Esto se ha conseguido seleccionando genéticamente estirpes concretas. Así, el 24 por ciento del pollo actual es pechuga.

7. ¿Cuál es el mejor? Disponer de más espacio por pollo, crecer más lentamente y con acceso a zonas con vegetación junto con piensos a base de cereales y soja produce pollos de sabor más intenso. Sacrificándolos a las 12 semanas, se obtiene la carne de pollo de mayor calidad.

8. ¿Y delicatesen? Un poco más de 12 semanas y se tendría carne de gallo con músculos más rojos y fibrosos y menos grasa infiltrada, que necesita guisos más largos. En el escalón más alto estarían los capones, pollos castrados mediante cirugía.

Artículo publicado en XL Semanal, suplemento de La Verdad

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos