El mejor bar del mundo

El bar abrió en 1893 y hoy sigue siendo un referente mundial. Ocupa los bajos del lujoso hotel Savoy, en el centro de Londres./R. C.
El bar abrió en 1893 y hoy sigue siendo un referente mundial. Ocupa los bajos del lujoso hotel Savoy, en el centro de Londres. / R. C.

El londinense 'American Bar' del Hotel Savoy, un mito en la historia de la coctelería, encabeza la lista de los elegidos este año. Allí bebieron Sinatra, Churchill, Marilyn, Twain...

IRMA CUESTA

No pudo ser. España, el lugar del mundo con mayor número de bares por habitante (nada menos que uno por cada 175), se ha quedado fuera de la lista de los 50 mejores locales del mundo que cada año publica la revista 'Drinks International'. Ni siquiera el barcelonés 'Dry Martini' de Javier de las Muelas, que hace dos años se colocó en el número 42, ha conseguido recuperar su espacio entre ese medio centenar de elegidos.

Con el 'American Bar' del superlujoso Hotel Savoy del Londres a la cabeza, seguido del también londinense 'Dandelay' y del neoyorquino 'The Nomad Bar', británicos y norteamericanos copan los primeros puestos de una lista que incluye bares de 24 ciudades de 19 países.

Ciudad
1
American Bar Londres
2
Dandelyan Londres
3
The Nomad Bar Nueva York
4
Connaught Bar Londres
5
The Dead Rabbit Nueva York
6
The Clumsies Atenas
7
Manhattan Singapur
8
Attaboy Nueva York
9
Bart TerminiLondres
10
Speak Low Shangai

Superando el golpe como podemos, nos queda el consuelo de saber que en el primer puesto del ranking está, nada menos, que el 'American Bar' del Savoy; el lugar en el que -aseguran- nació la coctelería moderna, en cuyos muros aún se encuentra emparedada una coctelera con un White lady que el mismísimo Harry Craddock dejó durante una reforma, en el que Marilyn Monroe y Frank Sinatra se ponían contentos, y en donde custodiaron durante años la botella de whisky Black&White que Churchill reclamaba cada tarde.

No hay ningún español en la lista, a pesar de ser el país con más bares por habitante

Desde su aparición en la lista de los 50 mejores bares del mundo en 2011, el 'American Bar' nunca se ha alejado de los ocho primeros puestos. Su decoración déco, sus paredes color crema y ocre sembradas de fotografías de sus famosos clientes, sus sillas azul eléctrico y oro, y ese pianista de jazz a los mandos de un fantástico piano de cola al que Sinatra, con un Dry Martini en la mano, le pedía que tocara la mítica 'Set 'em up, Joe', lo han convertido en un lugar único. Por 25 libras, unos 30 euros, se puede saborear la gloria.

El 'American Bar' no solo es un lugar especial gracias a sus bebidas y a su elegida clientela; cuenta entre sus hitos haber tenido tras la barra -¡en los años veinte!- a un equipo de mujeres encabezado por Ada Coleman. La 'bartender' que pasaría a la historia por inventar el 'Hanky Panky' (hecho a base de ginebra Tanqueray Malacca, vermouth dulce, Fernet Branca y zumo de naranja) estuvo treinta y tres años al frente de un bar en donde lo mismo se aplacaba la sed de Mark Twain que del príncipe de Gales.

Ayer, su actual jefe de barra, Erik Lorincz, aseguraba estar feliz con el nombramiento. «Me siento increíble, increíble. Es como un sueño hecho realidad. He esperado siete años para esto», decía convencido de que la clave del éxito del 'American Bar' está en su capacidad constante para reutilizar su pasado como inspiración, sin dejar de mirar al futuro.

Pero el bar del Savoy no es solo un referente indiscutible en el mundo de los más sofisticados brebajes. Es también el lugar en el que nació la Biblia de la coctelería de la mano de Harry Craddock, un británico que emigró a Estados Unidos y años después volvió a casa huyendo de la Ley Seca. Craddock tardó muy poco en hacerse un hueco en el 'American' y convertirse en una celebridad. Tan relevante, que en 1930 la dirección del hotel decidió editar un libro sobre cócteles y vinos, y dejó en su manos todo lo referente a la mixología. El libro, ilustrado con pequeñas viñetas art déco y animado con divertidos comentarios, se convirtió en un best seller inmediato. Desde entonces, el Savoy Cocktail Book no ha dejado de editarse con las aportaciones de sus jefes de barra.

Óscar Solana, tres veces campeón de España de coctelería, sabe muy bien hasta qué punto el bar del Savoy es un referente en el mundo, pero no puede menos que lamentar que ningún español esté en esa preciada lista. «Llama la atención porque en España hay grandes sitios y grandes 'bartenders'. Ahí están el Dray Martini, el Paradiso y el Salmón Guru, sin duda entre los mejores. Sin embargo hay que tener en cuenta qué es lo que se valora. Si estamos hablando de ubicación, es difícil competir con Londres, Nueva York o Singapur; y si hablamos de marca, más de lo mismo: el 'American Bar' es un libro de historia de la coctelería en sí mismo», afirma este profesional apuntando también que, en España, no tenemos el mismo gusto que los anglosajones. «En Inglaterra o Estados Unidos les gustan las bebidas fuertes. A nosotros no tanto. Aquí podemos bebernos seis gin tonics, pero no podemos con un Dry Martini».

Dicho esto, si alguien tiene interés siempre puede acercarse a la calle Strand, sentarse en la histórica barra del 'American' y pedirse algunos de los seis cócteles que el año pasado incluyó como novedad en su carta. Un viaje por seis de los barrios que rodean el Savoy. Desde Westminster hasta la City, Hacney, Candem, Islington y Tower Hamlets. Ya puestos, uno también puede animarse y dar la bienvenida al próximo año en la American Bar's New Year's Eve party. Eso sí, previo pago de 72 euros. La entrada, dicen desde el mejor bar del mundo, incluye una bebida de bienvenida. Lo demás corre por su cuenta. Incluido el plato de seis canapés por el que nos van a pedir otros treinta.

Fotos

Vídeos