«Sé que tu lista está vacía», la carta de un nihilista de 6 años a Papá Noel

«Sé que tu lista está vacía», la carta de un nihilista de 6 años a Papá Noel

El niño no ha necesitado leer a los escépticos para ser uno de ellos

F. OLMOS

Cuando el profesor pone como tarea a su clase de niños y niñas de 6 años que escriban una carta a Papá Noel (o los Reyes Magos aquí en España) lo normal es que imaginemos que los niños se pondrán a ello con una sonrisa, disfrutando de unos deberes más divertidos de lo habitual. Sin embargo, para el hijo de seis años de la periodista Sarah McCammon los deberes son deberes, consistan en sumas y restas, en escribir una carta pidiendo regalos o en saltar a la comba.

Su carta decía lo siguiente:

«Querido Papá Noel: Papá Noel, sólo estoy haciendo esto para la clase. Sé que no hay nada en tu lista de niños traviesos. Ni hay nada en tu lista de niños buenos. Ni hay nada en tu vida. No sabes los problemas que he tenido en mi vida. Adiós».

Por supuesto el contenido de la carta se ha vuelto viral a lo largo y ancho del globo porque los usuarios lo encuentran muy divertido, y algunos comentan que esto demostraría que un nihilista nace, no se hace. Sin embargo el joven rebelde prefiere no apostar todo a que Papá Noel finalmente no leerá la carta y al final incluye un «no te diré mi nombre», por si acaso. No sea que sí que llegue a sus manos y la interprete como un desafío y se quede sin regalos este año. Mejor prevenir.

Su madre también advierte, divertida, de que los 'problemas' a los que hace referencia el niño no son otra cosa que su propio hermano, por lo que no es necesario que nadie se preocupe y avise a los servicios sociales. Su padre ha explicado a los medios de que en realidad el niño disfruta mucho con la Navidad y es el primero de la casa en insistir que se empiece a decorar el salón y se pongan villancicos. «Creo que se sentía como tú o yo nos sentiríamos si uno de nuestros jefes nos dijera que le escribiéramos una carta a Papá Noel», explica.

En definitiva el joven escribirá su propia carta cuando y como le plazca, no porque se lo ordene su profesor. Eso le ha repateado su alma de rebelde sin causa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos