La línea blanca de las pechugas de pollo

La línea blanca de las pechugas de pollo

¿Qué es esa línea blanca y por qué algunas pechugas tienen más que otras?

F. OLMOS

El consumo de carne de pollo está en alza. La carne blanca es más saludable, más barata y la de pollo tiene cortes sin prácticamente grasa, como la pechuga, por lo que aquellos que buscan cuidar la salud y el bolsillo recurren a ella con relativa asiduidad. Sin embargo hay algo a lo que los consumidores más jóvenes están muy acostumbrados pero que desconcierta a los más adultos. Las líneas blancas de dichas pechugas.

Esa grasilla que a veces es una fina línea y a veces invade buena parte del pollo parece algo que siempre ha estado ahí, ¿verdad? Sin embargo debemos tener bastante cuidado con ellas según afirma un estudio de la Universidad de Bolonia ya que podrían ser indicio de que el pollo estaba muy gordo y sufría miopatía, aunque los expertos aseguran que los casos son tan ínfimos puestos en porcentaje que apenas merecen ni mención.

Achacan este aumento de presencia de grasa en la pechuga a que la industria sigue buscando métodos para producir pollos el doble de grandes en la mitad de tiempo, para satisfacer la alta demanda del consumidor. Sea como fuere el estudio reseña que dichas líneas blancas pueden hacer aumentar la cantidad de grasa de la pechuga (en esas partes blancas en concreto) en un 224%, aunque teniendo en cuenta que la pechuga en sí misma apenas lleva grasa esta cifra no es precisamente para llevarse las manos a la cabeza.

Desde luego esas cifras son ridículas para un español que no le quite el tocino al jamón antes de comérselo.

Fotos

Vídeos