Lidl despide a un empleado por trabajar de más

Lidl despide a un empleado por trabajar de más

El trabajador ha denunciado a la empresa y pide su readmisión

F. OLMOS

La empresa alemana Lidl decidió prescindir de los servicios de Jean P., el gerente de una de sus tiendas de supermercados en Barcelona, el pasado junio por «incumplimientos laborales como graves», en concreto por trabajar antes de siquiera haber fichado. «Realizaba pedidos, cambiaba precios o reponía palés enteros de artículos para preparar la tienda antes de su apertura al público», reza la carta de despido. A veces incluso llegaba una hora antes de su turno.

Hora que por supuesto no cobraba, no se registraba y en la cual no estaba asegurado por la empresa en ningún momento, por lo que de haber sufrido cualquier accidente habría tenido que afrontar un problema adicional al hecho de ser despedido. En ello incide la carta de despido: «Cada minuto que se trabaja, se paga, y cada minuto que se trabaja debe quedar registrado».

Sin embargo Jean, que ha demandado a la empresa, pide su readmisión. El escrito presentado por su abogado recoge que no era una práctica habitual si no algo a lo que se había visto forzado por la reestructuración de la tienda que tuvo lugar días antes de la investigación por la cual le pillaron. Y va más allá al calificar de «hipocresía» la actitud de la empresa que, según denuncia, sí que le sometía a «presiones para conseguir las ventas que esperaba la dirección».

Jean argumenta que si bien nadie le pidió directamente que trabajase más allá de su horario, era algo implícito en las exigencias de sus superiores ya que lo que pedían «requería tiempo y dedicación». Además asegura que para cumplir los objetivos de ventas todos trabajan por encima de su horario.

Fotos

Vídeos