Los juguetes más vendidos de los últimos 16 años

Los juguetes más vendidos de los últimos 16 años

F. OLMOS

Nostálgicos, abróchense los cinturones porque estamos a punto de dar un pequeño viaje al pasado. Ya sea porque les recuerdan los tiempos en los que su nido estaba lleno y sus hijos eran pequeños o quizás su propia infancia, es momento de echar la vista atrás. Estos son los jueguetes más vendidos de los últimos 16 años.

2001. Circuito Le Mans de Scalextric

¿Quién no ha soñado nunca con un Scalextric? Pues quienes tuvieron la suerte de recibir uno por Reyes, que dejaron de soñar con él en cuanto lo tuvieron en las manos, pero el resto...uf. Uno de esos sueños de infancia frustrados. Eso sí, los niños que lo recibieron se cansaban de él al poco tiempo. Pocas opciones de juego.

2002 y 2003. Las Bratzs

Estas muñecas de grandes labios y aspecto moderno barrieron las listas de ventas dos campañas seguidas. Todas las niñas de aquel entonces querían una, y algún niño también. La marca se hizo tan popular que tuvieron su propia serie de animación e incluso una película con protagonistas de carne y hueso.

2004. Tamagochi

El primer juguete de la lista que dio con la clave perfecta para reventar el mercado: atraer tanto a niños como a niñas. El juego llevaba siendo comercializado desde 1996 pero por alguna razón volvió a estar de moda y a invadir los patios de colegio, probablemente por la aparición de homólogos más baratos en los que se podía elegir qué tipo de mascota cuidar.

2005. Furby

Una vez más, tampoco era la primera versión del juguete, aunque fue de las más populares en cuanto a diseño. Y, otra cosa que compartía con Tamagochi, también consiguió encandilar a niñas y niños para que ocupase la cabecera de la carta de Reyes en mayúsculas.

2006 y 2007. V Tech

Que en noviembre de 2006 Sony lanzase la Playstation 3 en una campaña publicitaria bastante cara probablemente propició que esta versión infantil de una consola de juegos fuese el juguete más vendido de esa navidad, y la siguiente. Y es que si el hermano mayor (o el padre) pedían una...

2008. Reloj Omnitrix

Los padres seguramente recordarán la serie Ben 10 por lo enganchadísimos que tuvo a sus hijos. ¿Les suena el diseño de este reloj? Seguro que sí. El auge de una propició el éxito en ventas del otro.

2009 y 2010. Bakugan

¿Un juego que combina cartas y figuras para combatir con otros niños y cuyos monstruos tienen su propia serie de animación? ¿Qué puede fallar? El stock. Ni los propios creadores pudieron intuir su tremendo éxito y fue un quebradero de cabeza para muchos padres.

2011 y 2012. Monster High

El éxito de las Monster High sólo es comparable al de sus predecesoras las Bratzs. De nuevo arrasa en las listas de ventas dos años seguidos, tiene su propia serie de animación, se venden mochilas, estuches...¿a alguien le suena que arrasaba entre las mujeres adultas en esos años? Una saga basada en unos libros, en la que salía un vampiro y...exacto.

2013 y 2014. Furby

¡Ha vuelto Furby! Y con forma de...pues eso, de Furby. Los nuevos Furby se presentan con un diseño renovado, pero manteniendo las características básicas del juguete: tienen su propio idioma (el furbish), se comunican entre ellos, muestran una personalidad diferente según los trates y, en en el caso de los Furby Boom, pueden tener hijos (virtuales) gracias a una app.

2015. Centro de mando de la Patrulla Canina

Aunque pueda parecer un juguete enfocado para los más pequeños de la casa (que al final son el mercado más homogéneo) y con un público, por tanto, limitado, el Centro de mando de la Patrulla Canina arrasó ese año por Navidad. Puede que la dispersión entre los mayores (que pedían el Halcón Milenario de Lego pero que valía 120 euros y por tanto no solían recibir) propiciase eso...o quizás algún niño más mayor de lo que quería admitir también pidió este juguete.

2016. ¿?

Cada estudio de mercado ofreció un resultado distinto. Los hay que señalan al Halcón Milenario de Lego, que bajó a los 100 euros, o a los recién aparecidos Hatnimals, que combinaban Furbys y Tamagochis, pero es posible que las pasadas Navidades lo que realmente conquistara a los niños fuese la moda de los patines, que al no estar registrados por marcas jugueteras clásica dificultan el calcular los resultados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos