Todas las incógnitas que todavía quedan en la desaparición de Gabriel

Se cumple una semana sin ninguna pista del pequeño desaparecido en Almería

ATLAS

Según la abuela del niño y la novia de su padre, Gabriel sale de casa a las 15:45 y lo ven como baja el camino de 100 metros, pero lo pierden de vista en un cruce cercano a la carretera principal, lugar idóneo para escapar.

No se oyen gritos, ni golpes, y no hay restos de accidente por lo que caben dos posibilidades: alguien lo cogió sin tiempo de reacción o se subió al coche de alguien conocido.

Uno de los sospechosos hasta el momento es Diego, el acosador de la madre de Gabriel. Pero está en prisión por quebrantar la orden de alejamiento sobre la madre y por el momento no se le relaciona con el caso de la desaparición. Se quitó la pulsera de localización 2 horas antes de la desaparición de Gabriel, aun así cuenta con la coartada de dos vecinos que lo sitúan a las 15:30h, en Antas a 61 km del lugar de los hechos.

Y por último queda la incógnita de camiseta interior que se encontró el sábado a cuatro kilómetros de la zona de desaparición. Estaba en un cañaveral, escondida en una zona ya rastreada previamente. Hacía viento pero estaba estirada y pese a la lluvia estaba seca. Es la única pista y quien la encontró por azar fue Ana, la novia del padre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos