'Justicia comunitaria', la forma más cruel de acabar con los delincuentes

'Justicia comunitaria', la forma más cruel de acabar con los delincuentes
EFE

En entrevistas realizadas por el antropólogo Goldstein para su libro, pobladores de barriadas pobres de Bolivia revelan la confusión -probablemente deliberada- que existe entre linchamiento y justicia comunitaria.

En la localidad de Mineros San Juan, cuenta una mujer que se robaban garrafas (bombonas de gas) a «señoras humildes». Dieciséis viviendas fueron allanadas por el ladrón. «Gracias a Dios le han agarrado con las manos en la masa y ¿qué es lo que han hecho los vecinos? Lo único que podemos hacer: justicia comunitaria. Le echaron gasolina y lo incendiaron».

Otro hombre, de la localidad de Juan Pablo II, explica cómo proceden para evitar la impunidad de los ladrones. «Agarramos a un supuesto ratero, la Policía lo recoge y después de unos pasos lo larga y el ratero se va riendo. Es por eso que tenemos esta idea de la justicia comunitaria. Es mejor agarrar al ratero y quemarlo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos