Su familia le niega la cesárea y ella se arroja desde un 5º

En China las leyes obligan a que sea la familia quien de su consentimiento para la operación

F. OLMOS

Los perturbadores hechos han tenido lugar en China, concretamente en el Hospital de Yulin. En unas imágenes filtradas a un diario local se aprecia a una mujer embarazada rogando a su familia que permitan a los médicos practicarle la cesárea. Y es que el bebé que la mujer estaba en pleno proceso de dar a luz tenía la cabeza demasiado grande para nacer de forma natural, lo que le estaba provocando un terrible dolor.

En el vídeo se aprecia cómo la mujer parece prácticamente al límite del desmayo y varias enfermeras la levantan y la acompañan a la habitación. Bajo la ley china, la familia debe dar el consentimiento tanto a los médicos como a la madre para que se le pueda practicar la cesárea, y esta familia en concreto se negó en rotundo. Querían que el bebé naciese de forma natural, algo que los médicos veían poco probable.

Sin embargo no pudieron imponer su criterio por lo que, tras varios intentos frustrados de abandonar el hospital por parte de la mujer, en un descuido consiguió arrojarse por la ventana de la habitación en la que daba a luz, situada en un 5º piso. Tanto ella como el bebé murieron en el acto.

Fotos

Vídeos