Así están estafando en España los falsos técnicos de la luz

Así están estafando en España los falsos técnicos de la luz

Se hacen pasar por trabajadores de la empresa para entrar en casa de los afectados y robarles objetos de valor

LV

Un caso puesto en conocimiento público por un usuario de Twitter ha desatado todas las alarmas por la nueva estafa que se está extendiendo en España y que afecta a todo tipo de personas, especialmente las mayores que confían en los que dicen ser trabajadores de la empresa de la luz.

El timo comienza con una llamada supuestamente de la compañía eléctrica del abonado avisando de que se ha detectado un extraño pico en el consumo y que por ello tienen que mandar a un técnico a casa. Poco después se personan en la vivienda individuos uniformados con la ropa de la compañía en cuestión, pero ni son técnicos ni tienen la intención de hacer una reparación en bien del abonado.

Un usuario de Twitter ha puesto en alerta con su denuncia: "Llegaron un hombre y una mujer con monos de Endesa y se pusieron a mirar enchufes. DIjeron a mi madre que tenían que instalar un sistema de seguridad para evitar sobrecargas que costaba 160 euros". El caso ocurrió en Bilbao, la víctima es Petra, de 76 años, que denunció además que al irse los supuestos técnicos detectó que le habían robado joyas y otros objetos de valor sin que ella se diera cuenta.

Según cuenta la propia afectada a El Confidencial, los estafadores -y ladrones- iban ataviados con uniforme y guantes en los que se veía el logotipo de Endesa y también con una placa identificativa de la empresa. De vez en cuando mandaban a la mujer a encender el televisor o el microondas, oportunidad que ellos aprovechaban para rebuscar por los cajones y llevarse todo tipo de objetos. "Yo tenía ahí mis joyas al alcance, en una cajita. No demasiadas, pero las suficientes como para que las metan en el bolso y no se noten”, dice Petra.

La afectada sospechó que algo no iba bien al ir a pagar los 160 euros con tarjeta de crédito, algo que no pudo hacer porque los técnicos no llevaban datáfono encima. No le dieron, tampoco, ningún tipo de factura, albarán o comprobante de los trabajos. Los estafadores se marcharon al ver que su plan corría riesgo de ser descubierto y alegaron que el coste se le cargaría en la factura de la abonada.

Ante este tipo de situaciones, la asociación FACUA recomienda no dejar entrar a nadie en el domicilio, dado que no hay nada que revisar en el interior, llamar a la empresa para saber si son o no sus operarios o bien decirles que vengan en otro momento para ganar tiempo en las comprobaciones. En caso de ser víctima de estafa y robo, lo recomendable es denunciar.

Temas

Sucesos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos