Escolares con un año de diferencia en la misma clase

El mes del nacimiento no solo está asociado a diferencias ambientales relacionadas con la luz, la temperatura o los virus; también hay variables sociales. Varias investigaciones concluyen que los niños nacidos en noviembre y diciembre tienen muchas más posibilidades de ser diagnosticados y medicados por Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) que los de enero y febrero.

Un grupo de investigadores suecos analizó las fechas de nacimiento de 56.000 niños y concluyó que los nacidos en los dos últimos meses del año tenían casi el doble de posibilidades de ser considerados hiperactivos que los de los dos primeros. Los científicos apuntan a que quizá los pequeños menos maduros en relación a sus compañeros de clase presenten conductas que puedan ser interpretadas como síntomas de TDAH, cuando en realidad son manifestaciones normales en escolares que tienen casi un año menos que sus compañeros nacidos a comienzos de año.

Los investigadores sugieren que un comienzo de curso «flexible», adaptado a la madurez individual y no al calendario, podría reducir las demandas inapropiadas en los niños y reducir los diagnósticos erróneos.

Otra investigación realizada en la Columbia Británica (Canadá) con casi un millón de escolares de entre 6 y 12 años concluyó que las niñas nacidas en diciembre tenían un 70% más de probabilidades que sus compañeras de enero de ser diagnosticadas con ese trastorno, mientras que en los varones la diferencia era del 30%.

Fotos

Vídeos