Estos son los errores más comunes de los padres cuando preparan la merienda de sus hijos

Cuando toman un bocadillo y no tienen hambre decirles «pues cómete lo de dentro y deja el pan», por ejemplo

LAURA PERAITA

La merienda, como las otras cuatro comidas diarias que hay que hacer según los nutricionistas, es de vital importancia en los hábitos alimenticios en los niños para su correcto desarrollo. Según publica ABC en voz de Jorge Martínez Pérez, pedriatra del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, muchos padres, sin embargo, cometen una gran lista de errores a la hora de preparar la merienda de sus hijos.

«Hay que concienciarles de que darles algo para que coman no es alimentarles y que es mejor que les preparen los alimentos correctos para que su rendimiento sea óptimo», dice el pediatra, que detalla a continuación algunos de los errores que cometen muchos padres.

Estos son las principales equivocaciones:

—Saltarse de merienda.

—Pensar que puede tomar cualquier cosa: no es lo mismo comer que estar bien alimentado.

—Cuando toman un bocadillo y no tienen hambre decirles: «pues cómete lo de dentro y deja el pan». Sería darles exceso de proteína sin el equilibrio de los hidratos. Mejor que coma un bocadillo más pequeño.

—Creer que al ofrecerles un zumo envasado se le está aportando una ración de fruta.

—Optar siempre por pan de molde. Lleva más grasa y no favorece la masticación por su textura blanda.

—No planificar la merienda en función del menú del día para evitar excesos o carencias de determinados nutrientes.

—Que tomen refrescos. Llevan demasiado azúcar.

—Darles bollería todos los días porque les gustan más y así comen algo. No les alimenta correctamente. Eso no quiere decir que no se les pueda ofrecer un dulce un día a la semana.

—Dar todos los días meriendas de papillas de frutas a los niños pequeños y cuando llega el momento de introducirle os alimentos sólidos no ofrecerle nada de fruta.

Fotos

Vídeos