Te podrás titular en ESO hasta con dos suspensos

El Gobierno aprueba el real decreto que permite superar el ciclo con una nota inferior a 5 y con dos asignaturas pendientes siempre que no sean al tiempo Lengua y Matemáticas

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

Ya es definitivo. Los alumnos de cuarto de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) obtendrán este curso el título que acredita que han superado el ciclo aunque no alcancen el 5 de nota media y aunque terminen la etapa con hasta dos asignaturas suspendidas.

Más información

El Ministerio de Educación, al final, no ha cedido a las presiones de algunos miembros de la comunidad escolar, como los sindicatos ANPE, CSIF y FSIE o las principales asociaciones de padres de alumnos de la enseñanza privada y concertada, que le pedían que no rebajase los estándares de calidad educativa y que exigiese para poder titularse en ESO que el alumno tuviese todo aprobado. ANPE incluso lanzó hace más de un mes una campaña de recogida de firmas para respaldar su exigencia al Ejecutivo que, según los datos de la plataforma que la soporta, Change.org, a día de hoy solo ha recogido 3.254 apoyos.

El Consejo de Ministros, con el visto bueno que en abril le dieron los departamentos de Educación de todos los ejecutivos autonómicos, aprobó hoy un real decreto que permite graduarse en la educación obligatoria con hasta dos asignaturas suspendidas siempre que no sean al tiempo Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas, o Lengua Cooficial en las comunidades con idioma propio. Estos requisitos son los vigentes ya para este curso que toca a su fin y los que se mantendrán hasta que los partidos políticos, las autonomías y los agentes sociales logren un pacto de Estado por la educación que de a luz una nueva ley que sustituya a la denostada Lomce, solo aprobada y defendida por el PP.

La regulación específica de las características que permiten obtener el título de ESO este curso era algo obligado después de que el Gobierno aceptase paralizar en diciembre pasado la puesta en marcha de la reválida de final de etapa en la educación obligatoria, prueba que hasta entonces tenía que ser aprobada sí o sí por los alumnos para poder graduarse, con independencia de que se tuviese o no superado el ciclo educativo. La Lomce permitía presentarse a esa reválida con hasta dos asignaturas suspensas, siempre que no fuesen Lengua y Matemáticas, pero luego exigía aprobar la prueba y que la media de notas del ciclo y la obtenida en el examen fuese superior a 5 sobre 10.

El Ministerio, con el visto bueno de las autonomías, ha decidido regular la obtención del título únicamente con las condiciones que la Lomce marca en su artículo 29 para poder acceder a la reválida ya paralizada, es decir, tener un máximo de dos suspensos al final de los cuatro cursos de ESO. La nueva regulación, de hecho, deja las cosas prácticamente como estaban hasta este curso, pues la LOE socialista, que era la ley educativa que rigió en cuarto de ESO hasta 2016, ya autorizaba a graduarse con dos asignaturas suspensas, e incluso con tres de forma excepcional.

Evitar equívocos

La única diferencia con la normativa anterior es que desde este curso en el título de ESO constará la nota de final de etapa, es decir, la media, expresada de 0 a 10, de la calificación que el alumno haya conseguido en las asignaturas de los cuatro cursos. El Ministerio, a petición del Consejo Escolar, y para evitar equívocos ante terceros con los pocos alumnos que puedan titularse con una nota media inferior a 5, pondrá en el documento, junto a la calificación, la frase "y cumple los requisitos de titulación".

El real decreto dictado hoy también regula la obtención este curso del título de Bachiller, que, en este caso sí, exigirá que el alumno tenga aprobadas todas las asignaturas de los dos cursos para poder graduarse. El título también indicará la nota media obtenida en la etapa. La necesidad de regular ahora el título de Bachiller también se debe a la paralización de las reválidas que, hasta diciembre pasado, la Lomce implantaba este año. En este caso no permitía titularse si el estudiante no superaba una prueba externa de final de final de etapa, con independencia de las notas que hubiese obtenido. Tras la paralización de las reválidas, para titularse en Bachiller basta con aprobarlo todo. El examen de final de etapa -prácticamente idéntico a la selectividad- ya solo tienen que hacerlo los alumnos que quieran continuar estudios universitarios.

Fotos

Vídeos