Condenado a veinte años de cárcel por asesinar a su esposa en Soria

La Audiencia Provincial le retira la patria potestad de su hijo de dos años, le prohíbe acercarse al menor y a la familia de ella durante 30 años y le inmpone una indemnización

EFESoria

La Audiencia Provincial de Soria ha condenado a veinte años de prisión a un hombre por un delito de asesinato, con la circunstancia agravante de parentesco, cometido contra su mujer, a la que tapó nariz y boca hasta provocarle la muerte.

La sentencia además condena al encausado, D.F., a la privación de la patria potestad respecto a su hijo de 2 años y la prohibición de aproximarse a menos de quinientos metros del menor y de la familia de la fallecida durante treinta años, según ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

El acusado, de nacionalidad marroquí, deberá indemnizar, en concepto de responsabilidad civil, a su hijo con 210.000 euros, así como a los padres de la víctima con 80.000 euros, y al hermano, con 20.000 euros. La sentencia asegura que los hechos declarados probados son constitutivos de un delito de asesinato, por haber sido causada la muerte con alevosía por el acusado.

La juez señala en su sentencia que ha quedado acreditado, como elemento objetivo, que la mujer, R.N., murió por anoxia neuronal aguda, al serle obturados los orificios respiratorios (nariz y boca), y el informe de la autopsia concluye que la etiología médico-legal del fallecimiento es compatible con muerte de naturaleza homicida.

"En la conducta del acusado concurre también con claridad el elemento subjetivo, que viene dado en el presente supuesto por la intención directa de causar la muerte, que es proclamada por el jurado de forma indubitada, y que se infiere igualmente conforme a las reglas de la lógica, al contexto, medios comisivos y conducta posterior del acusado", se puede leer en la sentencia.

En este sentido, la resolución judicial establece que el hombre presionó la nariz y la boca de su mujer entre seis y nueve minutos para conseguir el objetivo de matarla. Además apunta que el hombre, en lugar de solicitar auxilio al 112 o a los vecinos, que hablaban su idioma, llamó a su hermana, quien acudió a su casa, y ésta a su hija, dejando pasar un tiempo "durante el cual pudieron pensar una justificación de carácter accidental de lo sucedido".

Cuando se requirió la presencia de los servicios del 112, el equipo sanitario comprobó que la víctima llevaba muerta más de media hora. El acusado, que lleva en prisión desde junio de 2015 -mes en el que se produjeron los hechos-, podrá presentar recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, en el plazo de diez días.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos