Compra un viaje a Disneylandia con la tarjeta de crédito de su padre

Compra un viaje a Disneylandia con la tarjeta de crédito de su padre

F. OLMOS

Ahora Susan Wilson, de 9 años, jura y perjura que ni tan siquiera era consciente de lo que estaba ocurriendo cuando le pidió a su padre, que dormía, su teléfono móvil. Sin embargo que precisamente sus dedos acabasen comprando una entrada a Disneyland París además de un vuelo y el hotel, es tremendamente sospechoso. Este es el desglose completo del viaje:

Subida VIP a la Torre Eiffel: 241,88 euros

Entrada a Disneyland París + tren desde el centro de la ciudad: 442,72 euros

Vuelo + hotel: 451,94 euros

Desde luego su padre Ian no lo tiene demasiado claro. Y para el caso le daba igual, porque cuando días más tarde comprobó que había pagado un viaje completo que no podía permitirse la última de sus preocupaciones era si su hija era consciente de lo que estaba haciendo o no. Para su horror encima comprobó que aunque decidiera liarse la manta a la cabeza y embarcarse en un “que sea lo que Dios quiera” y disfrutar el fin de semana en familia en Francia, no le iba a ser posible. Y es que el viaje ya había caducado. Se trataba del fin de semana anterior.

Alertado llamó a la compañía con la que había realizado el pago, PayPal, y les expuso el problema. Por supuesto le dijeron que lo sentían mucho pero que nada de devolver ningún dinero. «Se lavaron las manos. Sólo tenían que revisar el pasaje del vuelo y comprobar que, efectivamente, nunca llegamos a subir al avión», recuerda ahora Ian.

Hicieron lo único que se les ocurrió. Recurrir a la prensa. Cuando el diario británico The Sun llamó a PayPal y les expuso que estaba elaborando un artículo sobre la familia, la respuesta fue bien diferente. Han devuelto el importe como «un gesto de buena voluntad», y han aprovechado para recordar (a través del tabloide) que «los niños se las saben todas y es importante mantener nuestros dispositivos y cuentas bien protegidas».

La niña, Susan, por su parte sigue afirmando que no lo hizo queriendo. «No tengo ni idea de cómo lo hice. Sólo estaba enredando con el móvil de papá. Ni siquiera sé dónde está París ni lo que es la Torre Eiffel », dijo al reportero.

Fotos

Vídeos