Estos son los coches que más se roban en España

En realidad estos modelos no son los más robados por su método de seguridad, si no por la facilidad de vender sus piezas en el mercado negro
En realidad estos modelos no son los más robados por su método de seguridad, si no por la facilidad de vender sus piezas en el mercado negro / Unespa

Los coches que más se roban en España son, por orden: el Citröen Xsara, el Seat Ibiza, el Volkswagen Golf, el Seat León y el BMW Serie 3.

F. OLMOS

Según un estudio realizado por Estamos Seguros gracias a la colaboración de las principales empresas aseguradoras del país, los coches que más se roban en España son, por orden: el Citröen Xsara, el Seat Ibiza, el Volkswagen Golf, el Seat León y el BMW Serie 3. De hecho uno de cada cinco vehículos en España corresponde a estos modelos. Sin embargo, tal y como advierten en el propio estudio, no podemos caer en el error de creer que estos datos se corresponden con la facilidad de robo del modelo. No es esa la razón por la que estos cinco modelos son los más robados en España.

La razón en realidad es que estos tienen las piezas más fáciles de vender en el mercado negro. Y es que lejos quedaron los tiempos del Vaquilla y el Torete, donde jóvenes delincuentes le hacían el puente a un 600 para pegarse una noche de juerga y abandonarlo en un descampado. Las medidas de seguridad anti robo de las que disponen la gran mayoría de vehículos hoy en día propicia que sean sólo las mafias las que andan detrás de estos robos. Y, como se ha mencionado anteriormente, la mayoría con el objetivo de vender sus piezas.

No en vano el Citröen Xsara ni siquiera se comercializa en la actualidad, pero debido a su alto número de ventas en su momento, sigue muy presente en las carreteras españolas, por lo que sus piezas son codiciadas y útiles para las mafias.

En el estudio también destacan los vehículos menos robados en España, y figuran marcas asiáticas como Hyundai y Honda. Destacando como el coche menos robado el Hyundai i30. Sin embargo, cabe incidir una vez más, esto no tiene que ver con que los modelos asiáticos tengan un mejor sistema de seguridad, si no que sus piezas son más específicas y, por tanto, más difícil de vender en el mercado negro, lo que las hace menos atractivas para las mafias.

Fotos

Vídeos