Un año y cinco meses de cárcel por un robar bollería por valor de 46 céntimos

Un año y cinco meses de cárcel por un robar bollería por valor de 46 céntimos

La mujer a los agentes de la policía: «Mi madre es jueza, os vais a enterar»

JOSEP MARÍA AGUILÓ | ABC

El Juzgado de lo Penal número 5 de Palma ha condenado a una joven a un año y cinco meses de cárcel por un robo violento, frustrado, de 46 céntimos en bollería. La acusada, de 26 años de edad y nacionalidad ecuatoriana, se declaró responsable de un delito intentado de robo con violencia, otro de lesiones y otro de atentado contra agentes de la autoridad. Los hechos tuvieron lugar el 28 de junio de 2016, en torno a las nueve de la noche, en un supermercado ubicado en la calle Aragón de Palma.

La citada joven intentó salir aquel día del establecimiento sin pagar los productos de bollería que había cogido, cuyo precio total ascendía a 46 céntimos de euro. Varias empleadas le pidieron entonces a la chica que se detuviera y que pagase los artículos que portaba. Sin embargo, la joven no sólo no los pagó, sino que reaccionó de un modo violento y dio una patada en la boca a una de dichas trabajadoras. Cuando llegó la Policía al supermercado, la chica no quiso identificarse y además también se enfrentó a los agentes antes de ser detenida. «Mi madre es jueza y os vais a enterar», llegó a decirles también.

La sentencia hecha pública este miércoles no sólo establece un año y cinco meses de prisión para la acusada, sino que también obliga a esta mujer a indemnizar con 1.510 euros a la empleada agredida. Esta trabajadora requirió tratamiento odontológico tras el ataque sufrido, en concreto, se le tuvo que extraer una pieza dental dañada y se le tuvo que colocar un implante. El citado fallo judicial prohíbe además que la acusada pueda acercarse a menos de 50 metros del mencionado supermercado y le exige que abone a dicho establecimiento los 46 céntimos que valían los productos que intentó robar, ya que esos artículos de bollería no se pudieron vender luego al público.

Al tratarse de una pena de prisión inferior a los dos años, la juez ha decidido suspender la condena de cárcel por un periodo de tres años, con el compromiso de que la acusada pague las indeminzaciones estipuladas en nueve meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos