Cinco malos hábitos en la conducción que dañan tu coche (y no lo sabías)

Cinco malos hábitos en la conducción que dañan tu coche (y no lo sabías)

Son costumbres en la forma de conducir que se toman como naturales y comunes. Sin embargo, muchos de ellas pueden tener serias consecuencias en el buen funcionamiento del vehículo

LV

Existen una serie de hábitos a la hora de circular con un vehículo que muchos conductores adquieren como algo normal y lo han tomado como una costumbre. Sin embargo, este tipo de acciones que se realizan con regularidad pueden acortar la vida útil de coche e incluso, llevar a serias averías. HTMBoxes, el primer centro del bricolaje del automóvil, se detallan las que pueden ser más frecuentes.

Si necesitas hacer una revisión a tu coche, aquí puedes obtener un descuento del 71% en revisión pre-ITV, cambio de aceite y filtro en la Región de Murcia.

1

Dejar apoyado siempre el pie en el embrague

Se trata de una costumbre muy común. Los conductores tienden a mantener como postura normal el pie colocado en todo momento encima del embrague, aunque no se esté utilizando. Esto tiene un impacto directo de desgaste del propio embrague.

2

Pasar de 0 a 120km/h

Tal vez más de uno se identifique con la siguiente situación: Primera hora de la mañana, cojo mi coche para ir a trabajar y como siempre voy «un poco tarde», cojo la vía rápida y trato de recuperar ese tiempo. Con esta simple acción, el aceite y lubricantes de nuestro vehículo no han tenido tiempo de atemperarse para adquirir una fluidez suficiente para cumplir su cometido haciendo que ese deficiente engrase, reduzca irremediablemente la vida de nuestro motor.

3

Cuidado con el turbo

Es muy común en los conductores con un vehículo con turbo en el momento de realizar una parada, detener el motor de golpe. Tal y como destacan desde HTMBoxes, el turbo gira muy por encima de las 100.000 vueltas por minuto y es lubricado mientras el motor está en funcionamiento. Además, el turbo, no se para instantáneamente cuando detenemos el motor, sino que este sigue girando (como un ventilador al que le cortamos la corriente) y perdiendo velocidad poco a poco hasta que se detiene del todo. Por ello, si paramos el motor y el turbo no se ha detenido, este se queda sin aceite que lo lubrique y termine por quemarse. En este caso, la manera óptima es, a la hora de parar, estar al menos un minuto con el motor en marcha para que siga lubricando mientras el turbo pierde esa inercia y se frena.

4

La mano en la palanca de cambios

¿Quién no lo ha visto? Mano izquierda en el volante y derecha apoyada siempre en la palanca de cambios. Es un mal hábito que hace que se estropeen los sincronizadores de la caja de cambios. Además, la otra consecuencia es el peligro que supone no circular con las manos en el volante por la falta de control.

5

No utilizar el aire frío en invierno

Algo en lo que nunca se repara es en la utilización del aire acondicionado en invierno. Es algo lógico puesto que en esta estación hace frío. Sin embargo, es conveniente, tal y como se afirma desde HTMBoxes encender de vez en cuando el aire frío en invierno dado que los sistemas de aire acondicionado lubrican todos sus elementos con los aceites que se incorporan en la recarga del mismo. Un largo periodo sin utilizarlo puede resecar las juntas produciendo pérdidas de gas refrigerante e incluso dañar el propio compresor del AC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos