La ciencia habla: el orgasmo prostático es el más placentero

La ciencia habla: el orgasmo prostático es el más placentero

Un estudio revela que las sensaciones obtenidas superan a las obtenidas por la estimulación del pene

LV / ABC

Es pura anatomía. Estimular la próstata a través de la pared rectal puede provocar sensaciones excepcionalmente placenteras a los varones. El orgasmo puede ser mayor que el que se obtiene por la estimulación del pene. No es especulación. Esta es la conclusión a la que ha llegado una revisión de estudios que se publica en el último número de la revista médica «Anatomía Clínica».

Roy Levin, un investigador de la Universidad inglesa de Sheffield, decidió analizar los estudios disponibles sobre la anatomía y la fisiología de la próstata masculina. El objetivo era conocer su participación tanto en la reproducción humana como su papel en la obtención de placer sexual. En este último punto, pretendía aportar información científica porque solo encontraba información de casos anecdóticos y experiencias de algunos individuos.

¿Por qué es más placentero?

Tras esa revisión concienzuda llega a la conclusión de que «puede haber poca duda de que estimular la próstata desde el recto puede crear sensaciones excepcionalmente placenteras, a menudo superando aquéllos obtenidos de la estimulación peneana», escribe. Sin embargo, el mecanismo exacto mecanismo por el cual se produce esta sensación tan placentera no está suficientemente claro, reconoce Levin. Algunos estudiosos proponen que es por las sensaciones que transmiten los nervios que recorren la superficie externa de la glándula (plexo prostático). Otros estudios sugieren que es por la inervación de la próstata en sí misma o, incluso, que se necesita cierto entrenamiento y hasta un "recableado" del cerebro para saber apreciar el orgasmo prostático.

Reticencias científicas

Lo que está, completamente claro, asegura Levin es la reticencia de la comunidad científica a estudiar este fenómeno. «Posiblemente porque implica la necesidad de realizar una inserción rectal y de estimulación», argumenta. Basta con poner un ejemplo obvio: «¿Por qué aún no existe ninguna imagen cerebral de un varón durante la estimulación de la próstata?». Sí, lo hay de parejas heterosexuales manteniendo relaciones sexuales en el interior de una resonancia magnética, por ejemplo. Solo teniendo escáneres cerebrales de los dos tipos de estimulación -peneal y prostática- podríamos hacer una comparación objetiva, asegura.

El investigador de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) insiste en que no es un trabajo científico banal. Basta con hacer una búsqueda en internet para comprobar el interés que despierta este tipo de estimulación. En agosto de 2017 el autor encontró que el término orgasmo prostático producía 383.000 resultados. Algunas empresas han ido por delante de la ciencia y han desarrollado productos comerciales que permiten a los varones estimular su próstata sin utilizar las manos para estimular una zona que algunos consideran el punto G masculino.

«Los orgasmos inducidos por la estimulación de la próstata han sido ignorados hasta la fecha. «Acabamos de comenzar el viaje en su camino de descubrimiento», dicen.

Un tabú sexual

El orgasmo de próstata es uno de los muchos tabúes sexuales. Es distinto al orgasmo de pene, básicamente porque se centra en el exterior. Este orgasmo puede abrir otra dimensión del placer con sensaciones menos conocidas con las que muchos hombres no están familiarizados. Está directamente relacionado con la eyaculación, es decir, con una manifestación externa. Sin embargo, la versión prostática es radicalmente distinta, es más profunda, dicen los sexólogos.

Más en ABC.es

Temas

Sexo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos