De cerdos y máquinas

Primer corazón artificial completo.
/Clínica Universitaria de Navarra
Primer corazón artificial completo. / Clínica Universitaria de Navarra

Los donantes no crecerán más; el futuro está en los corazones transgénicos y artificiales

I. IBÁÑEZ

«Los primeros trasplantes de corazón de cerdo transgénico en humanos se harán a partir de 1996», decían los periódicos del año anterior. Pero entonces sobrevino la crisis de las 'vacas locas', que unida a la expansión del sida puso freno a la carrera de los xenotrasplantes por el miedo a que los humanos se contagiasen con retrovirus presentes en animales. Hoy, programas como el CRISPR-Cas9 han conseguido eliminarlos del genoma en cerdos criados para ello.

Así las cosas, vaticinan que en seis o siete años un humano podría recibir en su pecho un corazón porcino. En ello trabaja también el científico español Juan Carlos Izpisua, quien investiga en una granja en Murcia en la que se crían puercos para desarrollar órganos humanos. El proceso consiste en quitar las células de los órganos dejando solo su 'andamiaje', para repoblarlo luego con células madre humanas.

Se necesitan nuevas opciones: «En España se injertan cada año unos 250 corazones, 300 como mucho -explica el doctor Lorenzo Silva-, pero la demanda es mayor, necesitaríamos el triple de donaciones. Y eso no va a aumentar mucho, pese a la gran labor de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), que exporta su modelo a todo el mundo. Somos los líderes». Afortunadamente, hay muchos menos muertos en la carretera y la mayoría provienen de accidentes cerebrovasculares. La edad media del donante entre 1984 y 1993 era de 26 años y medio y ahora estamos en 43. Entonces, los mayores de 45 suponían el 7,5% del total y hoy son el 57%.

Hace un año, la Clínica Universitaria de Navarra instaló el primer corazón artificial completo no como puente a la espera de uno real, sino como destino. El paciente lleva una bomba externa en una mochila que hace funcionar dos cápsulas en sustitución de los dos ventrículos, impulsores de la sangre. La Sociedad Española de Cardiología asegura que esta tecnología igualará o superará a los trasplantes en los próximos años, como ocurre ya en EE UU. Además, la tecnología 3D podría a largo plazo construir órganos in vitro con células, biomateriales y moléculas biológicas.

¿Se pondría Juan Francisco Delgado, 32 años trasplantado, un corazón de cerdo? «Buf... Habrá que ver cómo evoluciona la cosa... Pero con tal de hacer una vida normal... Cuando estás en una situación terminal como nosotros te agarras a un clavo ardiendo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos