Baleares prohíbe la muerte de los toros en las corridas

Los partidos de izquierda creen que la ley «acabará con el padecimiento animal», mientras que PP y Cs auguran que el Constitucional la tumbará

Á. SOTO / D. AYLLÓNMADRID

A partir de ahora, en las corridas de toros de las Islas Baleares no habrá ni tercio de banderillas ni estoques ni puntillas. Los diestros, que solo podrán emplear el capote y la muleta, se enfrentarán a únicamente tres reses y tendrán diez minutos para lidiarlas, tiempo tras el cual los animales regresarán a los corrales y después a sus ganaderías de origen. Además, en las plazas no se podrá consumir alcohol y queda prohibida la asistencia a los menores de 18 años.

Con los votos a favor del PSOE, los econacionalistas de MÉS y Podemos, el Parlamento balear aprobó ayer una nueva ley de protección animal que cambia totalmente el concepto de la lidia. El objetivo es «acabar con el padecimiento» de los animales, subrayó la portavoz de Podemos, Laura Camargo. En la misma línea, la diputada de MÉS Margalida Capellá subrayó que la ley «hará avanzar el bienestar animal en toda España». Andreu Alcover, diputado del PSOE, destacó que la ley era una «promesa electoral» de los partidos progresistas.

La Ley de Corridas de Toros y Protección de los Animales de Baleares, conocida en las islas como 'toros a la balear', establece otras restricciones: no se podrán lanzar objetos a las reses; finalizado el espectáculo, el personal veterinario hará un reconocimiento de los toros para «comprobar su estado sanitario y el bienestar del animal» y se reflejarán en el acta incidencias como posibles lesiones; también se establecerán controles antidopaje para los toros y para los toreros; y los animales no podrán estar en los chiqueros, sino que deberán permanecer 48 horas en el corral, desde donde, directamente, irán a la plaza.

Sin embargo, la norma deberá enfrentarse ahora al Tribunal Constitucional, que ya en octubre de 2016 anuló la prohibición de las corridas de toros en Cataluña porque la medida menoscababa la competencia del Estado para preservar el patrimonio cultural común.

A este argumento se aferran el PP y Ciudadanos, los dos partidos que votaron en contra en las cortes baleares. «La ley nace muerta porque será recurrida al Constitucional», recordó el portavoz del partido naranja, Xavier Pericay. Desde el PP, el diputado Miquel Jerez acusó a los partidos de izquierda de «renegar de su cultura» y calificó el texto como «un despropósito y una castaña legislativa» que, auguró, será tumbada por el Constitucional. «Es prohibir de otra manera las corridas deformando sus elementos esenciales con el fin de hacer de ese espectáculo algo que no reconocemos», aseveró Jerez.

La ley se extiende también a otros espectáculos con animales en las islas. Así, se imponen restricciones al 'correbou' (encierro) de Fornalutx, donde no se podrán utilizar cuerdas, palos o cualquier elemento que dañe al animal.

Paco Ureña, triunfador en Valencia

Coincidió el jurado con la percepción unánime de la afición valenciana al declarar como gran triunfador del ciclo al torero de Lorca Paco Ureña. Su importante actuación la tarde del sábado ante los toros de Luis Algarra, en la que el torero lorquino fue cogido por su primero y realizó al sexto una de las mejores faenas de la temporad, no pasó desapercibida, de forma que el jurado valoró a Paco Ureña, que vio cómo el presidente le hurtaba una puerta grande ganada a ley al premiar su faena con solo una oreja y no atender una petición abrumadora del segundo trofeo. No tendrá la foto a hombros, pero si la satisfacción de obtener la valoración de la mejor faena de la feria, informa Paco Ojados.

Fotos

Vídeos