'Babytuber' millonario

Ryan, con su madre, se dispone a analizar un juguete. / r.c.
Ryan, con su madre, se dispone a analizar un juguete. / r.c.

A sus seis años, Ryan factura once millones de dólares probando juguetes en YouTube. Tiene diez millones de seguidores

J. MIKEL FONSECA

Ryan es el típico niño de seis años. Le gusta jugar con sus coches, ver dibujos animados, ir al parque con sus padres y a veces hace alguna trastada. Ah, y factura 11 millones de dólares al año con sus vídeos de YouTube.

Recientemente, Forbes ha elaborado una de sus célebres listas, esta vez de los 'youtubers' mejor pagados, y la sorpresa la ha dado el pequeño Ryan, protagonista de un canal homónimo, colándose en la novena posición de un ranking copado por 'gamers' y bromistas. Según la revista, los diez primeros de la lista generaron 127 millones de dólares, un 80% más que en 2016.

El de Ryan es un caso excepcional. Mientras que el resto del ranking son lo que se conoce como 'youtubers', es decir, que se dedican profesionalmente a crear vídeos, el pequeño millonario comenzó su andadura de manera completamente amateur cuando tenía tres años, como un juego. Quería imitar, precisamente, a sus héroes de internet, a los que veía a todas horas. Sus padres apoyaron la iniciativa. Hoy cuenta con más de 10 millones de seguidores, y su madre ha dejado el trabajo para dedicarse totalmente al canal de su hijo.

En la mayoría de sus vídeos, Ryan abre juguetes y comparte su opinión. Fue precisamente su reacción ante una regalo de su madre -en el vídeo, abre un paquete en forma de huevo con más de 100 coches de juguete en su interior- con lo que comenzó a hacerse famoso. Un 'clip' que hoy tiene más de 800 millones de reproducciones, aunque tiene otros que superan los mil millones. Y, a pesar de que aún no pronuncia correctamente algunas palabras, el nombre del juguete y su marca queda siempre muy claro en el título del vídeo, al que suele acompañar un enlace de compra.

Sus padres aseguran que Ryan es capaz de compatibilizar la guardería con ser una estrella, ya que solo graban los fines de semana, y que dejarán de hacerlo en el momento «en el que deje de ser divertido para él». El niño muestra muchos contenidos en los que simplemente se divierte en la piscina o le cortan el pelo, pero los anunciantes no han dejado pasar esta nueva y lucrativa vía comercial patrocinando algunos de sus vídeos. En la descripción del canal, sus padres aseguran que la mayoría de los juguetes que les regalan las compañías son donados a caridad.

Una conjunción de viralidad y algoritmos es el responsable del éxito de este crítico de juguetes, sin desmerecer esa cara angelical que acapara la cámara. «YouTube premia con una mayor difusión a los vídeos que se ven hasta el final. Y un niño se puede pasar horas sin parar viendo juguetes en una 'tablet'», explica Josh Cohen, analista de la industria y fundador de la web especializada TubeFilter. «Y sus padres saben lo que hacen. Le dan juguetes que le gustan, pero también aquellos que son populares en la red».

Pequeñas estrellas

Sin llegar al éxito de Ryan, en YouTube proliferan los menores en busca del estrellato. Los hermanas Hulyan (entonces de 5 años) y Maya (3) fueron los pioneros, en 2010, con un vídeo familiar casero en el que compraban, abrían y jugaban con un trenecito. Jared empezó en 2011 un canal con su hijo Evan, de 9 años, como un hobby para pasar más tiempo juntos y ahora ambos se dedican totalmente a ello. El canal 'TBE', con 16 millones de seguidores, es muy conocido por sus series de vídeos de 'Kids react to...' ('Niños reaccionan a...') en el que varios críos son expuestos a objetos del pasado, como videocassettes o teléfonos de dial.

En España también despuntan algunos menores que han comenzado a hacer sus pinitos en la red de vídeos, aunque su difusión no alcanza la de sus homólogos estadounidenses. 'La Diversión de Martina' es uno de los más populares de habla hispana, con más de un millón y medio de suscriptores. Sus vídeos retratan el día a día de una preadolescente: ir a clase, jugar con sus amigas o preparar dulces. 'Los juguetes de Arantxa' tiene un planteamiento muy similar al de Ryan, aunque la protagonista es la alicantina Arantxa y supera el millón de fans. Por su parte, los hermanos Mikel y Leo, catalanes de 7 y 4 años respectivamente, cuentan con 675.000 seguidores en su canal de MikelTube, además de su propia tienda de merchandising. 'Pino', 'Lucas Fos' o 'Los mundos de Nico' son otros canales de éxito protagonizados por menores españoles.

Los términos de uso de YouTube son claros: la edad mínima para abrir un canal son 14 años en España. Sin embargo, no siempre se cumple. Los padres o tutores disponen de herramientas en el sitio web para monitorizar la actividad del menor y, sobre todo, controlar el rédito económico. Por otra parte, el Estatuto de los Trabajadores contempla la contratación de menores de 16 años en el ámbito de los «espectáculos públicos», siempre y cuando se disponga de un permiso especial.

EL CANAL DE RYAN

16 de marzo 2015
Es la fecha en la que publicó su primer vídeo, muy casero, en el que abría un tren de Lego.
1 de julio 2015
Ryan publica un vídeo en el que abre un gran paquete de regalos, que se viraliza rápidamente.
13 de abril 2016
El vídeo publicado en esta fecha, una suerte de gynkana con regalos, es el más visto del pequeño, con más de mil millones de visualizaciones

En algo más de dos años, el canal de 'Ryan ToysReview' ha pasado de ser un hobby familiar a un fenómeno de masas. Según la lista Forbes, el pequeño Ryan factura 11 millones de dólares únicamente con su canal de YouTube. Los acuerdos comerciales que pueda tener con fabricantes de juguetes van aparte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos