«Hay que avanzar en un gran pacto por la productividad»

Guillermo Fernández de Soto, director corporativo para Europa de CAF Banco de Desarrollo de América Latina./IOSU ONANDIA
Guillermo Fernández de Soto, director corporativo para Europa de CAF Banco de Desarrollo de América Latina. / IOSU ONANDIA

Guillermo Fernández de Soto, director corporativo para Europa de CAF Banco de Desarrollo de América Latina

Juan Carlos Hernández
JUAN CARLOS HERNÁNDEZMurcia

Asegurar la continuidad del progreso económico y de las mejoras sociales es el objetivo del banco de desarrollo de América Latina CAF, que integran 17 países de América Latina y El Caribe, más España y Portugal, y 14 bancos privados. El director corporativo para Europa de CAF, Guillermo Fernández de Soto, apuesta en esta entrevista por «un gran pacto por la productividad» que acelere el crecimiento económico y cumpla con las expectativas de la creciente clase media de la zona.

-El foro Futuro en Español ha cumplido recientemente su séptima edición en La Rioja. Quizás sea ahora el momento de hacer balance. ¿Para qué ha servido y sirve una iniciativa como esta? ¿La considera consolidada? ¿En qué puntos debe hacer hincapié en sus siguientes ediciones?

-Futuro en Español se ha consolidado como una plataforma de encuentro entre relevantes actores de España y Latinoamérica donde se comparten experiencias y buenas prácticas, y se reflexiona sobre el devenir de las tendencias futuras en diversidad de sectores como el de las infraestructuras, la logística, la agroindustria, la innovación y la revolución digital. El valor agregado de esta iniciativa es que busca el entendimiento, la colaboración y la asociación para potenciar sinergias y trabajar por el desarrollo, partiendo de una identidad común. Iberoamérica está inexorablemente unida por la riqueza de su lengua, su historia, sus valores y su vocación emprendedora.

Esta iniciativa intenta poner en valor esa incalculable riqueza, y mostrar las oportunidades que existen para estrechar aún más los lazos y seguir avanzando juntos por la mejora en la calidad de vida de nuestras sociedades.

-¿Cuál es la misión de CAF Banco de Desarrollo de América Latina y qué tipo de proyectos financia?

-CAF Banco de Desarrollo de América Latina es una institución financiera multilateral que tiene como misión promover el desarrollo sostenible y la integración regional, mediante el financiamiento de proyectos de los sectores público y privado, la provisión de cooperación técnica, y otros servicios especializados. Esta institución, constituida en 1970 y conformada en la actualidad por 19 países -17 de América Latina y El Caribe, junto a España y Portugal, y 14 bancos privados-, aporta más de un tercio del financiamiento multilateral de la región y es un importante generador de conocimiento.

CAF trabaja con una agenda integral que busca cerrar la brecha de desarrollo existente y asegurar la continuidad del progreso económico y de las mejoras sociales. Un crecimiento sostenible que permita asegurar el uso consciente de la riqueza natural, respetar la diversidad y sustentar la gobernabilidad democrática en la región. CAF financia grandes proyectos de infraestructura. Quizás uno de los proyectos más emblemáticos en el que hemos participado en los últimos años fue la ampliación del Canal de Panamá, que permitió adaptar su operación a las dimensiones de los nuevos buques de carga y a las necesidades del comercio internacional, y agilizar y abaratar costes en el transporte de mercancías. Sin embargo, el espectro de actuación de la institución es amplio y diverso. CAF participa en proyectos de desarrollo de telecomunicaciones, de energía, de agua y saneamiento, de fortalecimiento institucional, de formación de capital humano, de desarrollo del ecosistema innovador, entre otros.

-¿Cuáles son las previsiones de crecimiento de América Latina para los próximos años?

-Las previsiones económicas indican una recuperación gradual de la actividad económica en América Latina y el Caribe. El Fondo Monetario Internacional, por ejemplo, habla de un crecimiento esperado del PIB de 1,2% para este año y de 1,9% para 2018. La aceleración del crecimiento mundial, la recuperación de los precios de las materias primas y el fin de la recesión en algunas de las economías más importantes de la región son algunos de los factores que explican esta recuperación. Sin embargo, debemos ser conscientes de que existen diversos factores de incertidumbre a nivel global, que podrían impactar en las economías de la región, y de que el espacio, tanto fiscal como monetario, para aplicar políticas anticíclicas se ha reducido.

Las economías latinoamericanas deben aprovechar este momento para llevar a cabo las reformas estructurales que permitan avanzar en el proceso de transformación productiva, que finalmente se traduce en un incremento de los niveles de productividad y competitividad. Para ello, las prioridades se deben enfocar en cerrar la brecha de infraestructuras, fortalecer la formación del recurso humano, mejorar las capacidades institucionales, reducir los niveles de informalidad y promover la innovación y la tecnología para hacerle frente a los desafíos de la revolución digital.

-¿Cuáles son ahora los mayores retos del continente? ¿La productividad? ¿Las nuevas tecnologías? ¿Salir de la dependencia de las materias primas? ¿La integración regional?

-A lo largo de los últimos años, América Latina y el Caribe han logrado avances en materia de estabilidad macroeconómica y de reducción de la pobreza. La aplicación de una política macroeconómica seria y bien manejada, unida a programas sociales efectivos, permitieron reducir y estabilizar los niveles de inflación, acelerar el crecimiento económico, reducir los niveles de pobreza e incrementar las clases medias. Para continuar avanzando en esa senda de mejoras y cumplir con las expectativas de esa clase media creciente, es esencial que avancemos en un gran pacto por la productividad que implica la modernización continua de las estructuras productivas de un país, logrando una diversificación económica que agregue valor a la producción de bienes y servicios y que genere cada vez más empleo para reducir la pobreza y la desigualdad. Este proceso de mejora continua requiere que alcancemos una sincronía de la economía y la política con el componente social. En mi opinión, ese es el gran reto; alcanzar esa situación de sincronía y mantenerla en el tiempo.

-¿Cuáles son las infraestructuras que más se van a desarrollar en Latinoamérica a partir de ahora? ¿Cuáles son las oportunidades que presenta el sector para las empresas españolas?

-El desarrollo de las infraestructuras es un elemento fundamental para la competitividad de un país o región. Incide sobre la cohesión socioeconómica, la vertebración territorial, la integración espacial y la accesibilidad, lo que se traduce en reducción de tiempos de viaje, mayor acceso a oportunidades de empleo y educación, mejora en el acceso a agua potable, conexión de fuentes de recursos naturales con centros productivos y con mercados de productos intermedios y finales. Todo ello permite el desarrollo de cadenas regionales de producción y su inserción en las cadenas globales de manufacturas.

La mayoría de los países de la región manejan importantes planes para el desarrollo de infraestructuras a todo nivel: transporte, logística, agua y saneamiento, energía, telecomunicaciones, vivienda, infraestructura sanitaria y educativa.

Las empresas españolas tienen una amplia experiencia trabajando en la región. España apostó por América Latina con una mentalidad de largo plazo, y esta relación ha demostrado ser ampliamente beneficiosa. Actualmente, las empresas españolas mantienen un ‘stock’ de inversiones en Latinoamérica de más de 144.000 millones de euros, y más de 25 empresas del Ibex 35 tienen presencia en la región.

Según recientes estimaciones, se necesitan inversiones entre 200.000 y 250.000 millones de dólares anuales en infraestructuras para cerrar la brecha existente. El mercado es muy grande y sin duda alguna existen oportunidades de negocio que España puede aprovechar. Las condiciones están dadas para una nueva ola de inversiones españolas hacia Latinoamérica.

-¿Cómo se encuentran las relaciones entre España y América Latina en el contexto actual? ¿Cuáles son los principales retos que enfrentan?

-España es y ha sido un elemento clave en el desarrollo de América Latina, a nivel institucional, empresarial y financiero, así como en la promoción de la integración iberoamericana. Las relaciones actuales son excelentes. En lo institucional, es conocida la estrecha relación entre España y las principales economías de la región y el permanente interés por estrechar más estos lazos. Además, estamos observando un nuevo fenómeno que está cobrando mucha fuerza, que es el salto de las multilatinas hacia Europa, que en muchos casos se posicionan en España. Según cifras de la CEPAL, entre 2010 y 2015 las fusiones y adquisiciones de las empresas multilatinas en Europa ascendieron a 49.000 millones de dólares, de los cuales un 50% corresponde a operaciones realizadas en España y Portugal.

Considero que tenemos retos y lo que se vislumbra es un mar de oportunidades que debemos aprovechar.

-¿De qué forma apoya CAF a las empresas españolas a la hora de introducirse en los distintos mercados latinoamericanos?

-España es miembro de CAF desde el año 2002 y a lo largo de estos 15 años se ha consolidado una relación que transciende ámbitos específicos, tanto del sector público como del privado, y a nivel institucional, empresarial y académico.

CAF es hoy en España un organismo de referencia para América Latina y el Caribe, una institución conocedora de la región, que a través de su participación en patronatos e instituciones en las que se favorece el intercambio y la relación entre Latinoamérica y la Península Ibérica, es capaz de transmitir este conocimiento y enriquecerlo. La oficina de CAF para Europa se acerca al sector empresarial español y sirve de puente de conexión con la región. Desde 2002, CAF ha adjudicado más de 4.000 millones de dólares a empresas españolas participantes en proyectos financiados por el banco en Latinoamérica. Nuestro compromiso con el sector empresarial español va más allá. Durante los años difíciles que se vivieron en España, América Latina se erigió como una oportunidad para muchas empresas españolas que decidieron dar el salto. CAF apoyó la internacionalización de estas empresas y lo sigue haciendo.

-Muchos españoles buscan labrarse una carrera profesional en el extranjero. Latinoamérica es un destino preferente por el idioma común y las afinidades culturales. ¿Cuáles son las categorías más demandadas en los países más pujantes del continente: investigadores, docentes, ingenieros, programadores, directivos...?

-La consultora Manpower Group, que realiza periódicamente una encuesta en más de 43 países, señala que en Latinoamérica las ocupaciones que más falta hacen son las referidas a trabajadores certificados en algún oficio; mecánicos, electricistas, operadores de maquinaria y producción, por dar solo un ejemplo.

Sin embargo, esta pregunta es difícil de responder, ya que es muy probable que estas necesidades profesionales del mercado cambien rápidamente. La revolución tecnológica y digital demanda cambios a velocidades sin precedentes. Según el Foro Económico Mundial, el 65% de los niños que están comenzando la Educación Primaria acabarán desempeñándose en trabajos que todavía no existen. Esto implica necesariamente que hoy en día hay que saber buscar las oportunidades, y estar constantemente actualizando habilidades y conocimientos y preparándose para los cambios de un futuro que cada día está más cerca.

Temas

Vocento

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos