El análisis de ADN confirma la teoría de la Policía sobre la muerte de la pequeña Lucía

No se han encontrado signos de agresión ni restos tóxicos

JUAN CANO / JON A. SEDANO / DIARIO SUR

Las pruebas realizadas a los restos de la pequeña Lucía Vivar desvelan que no existían restos de ADN masculino, semen o sustancias tóxicas en su cuerpo. Las tres pruebas, complementarias a la autopsia, han sido realizadas por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses del Departamento de Sevilla.

En el primero de los análisis realizados se buscaba detectar semen siguiendo un protocolo de agresión sexual en cadáveres. Los resultados han sido negativos en todas las partes del cuerpo. La segunda prueba intentó trazar la presencia de ADN masculino en el cuerpo de Lucía, pero tampoco se ha detectado presencia alguna del mismo. El mismo resultado, negativo, ha dado el análisis de sustancias tóximas -drogas o medicamentos, que se hicieron en orina, sangre y contenido gástrico.

A pesar del resultado de estas pruebas, familiares y allegados de la pequeña Lucía siguien viendo «improbable» que la niña llegara tan lejos sola. Virios criminólogos apoyan esta teoría y se encuentran elaborando una reconstrucción de los hechos junto a la familia para determinar si Lucía pudo o no andar hasta 4 kilómetros ella o sola o si, por el contrario, debió ir acompañada de alguien.

Temas

Sucesos

Fotos

Vídeos