Los blancos se marcan como objetivo musealizar su conjunto monumental

Las autoridades llegan con la bandera, anoche, a la nueva Casa del Paso Blanco./Paco Alonso / AGM
Las autoridades llegan con la bandera, anoche, a la nueva Casa del Paso Blanco. / Paco Alonso / AGM

La cofradía inaugura la Casa del Paso y sede de su fundación, que amplía el espacio expositivo y hará visitable su taller de bordados

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

«Quiero dar las gracias a todos los blancos que una vez soñaron con esto y que han trabajado para conseguirlo». Así inició anoche el presidente del Muy Ilustre Cabildo de Nuestra Señora la Virgen de la Amargura, Paso Blanco, Lázaro Soto, su intervención durante la inauguración de la nueva casa de la cofradía y sede de la Fundación Santo Domingo. Lo hizo emocionado y recordando «a los que están y a los que desgraciadamente hoy no nos pueden acompañar». Con todos, dijo, «siempre estaremos en deuda y os llevaremos en nuestro corazón».

El presidente del Paso Blanco afirmó anoche que era un «día histórico» para la cofradía. «Un motivo para estar orgullosos, en el que hemos demostrado una vez más que somos capaces de llevar a cabo proyectos que parecían imposibles. Y todo, gracias al trabajo y a los sueños de los blancos, por eso, esta casa es para todos nosotros». Y quiso agradecer a todas las instituciones su ayuda.

Junto a él, estaba el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, del que dijo que «es un gran blanco, que sale con el Cristo del Rescate». López Miras asintió y aseveró que estaba allí como presidente de la Región, pero que si no lo fuera también habría acudido como blanco. «Lo que hoy conmemoramos aquí no es solo importante para el Paso Blanco. Lo es para Lorca y para la Región. Crece el Paso Blanco y se dota con una infraestructura nueva a su Casa del Paso y a la Fundación Santo Domingo, pero también se potencia la Semana Santa, lo que es importantísimo para el turismo».

El presidente de la Fundación Santo Domingo, Ramón Mateo, habló de la importancia del nuevo espacio. «Supone multiplicar las zonas destinadas a exposición, pero también nos permitirá trasladar dependencias de Santo Domingo a las nuevas infraestructuras y contar con más espacio para trabajar».

Recordó que el proyecto se inició hace largos años. «Es un camino de más de dieciséis años. Empezamos en 2001, cuando presentamos la idea al presidente Ramón Luis Valcárcel. Las pretensiones eran que estuviese concluido en 2011 o 2012, pero el terremoto frenó las expectativas económicas que teníamos».

En las nuevas dependencias, contó, se situará el taller de bordados. «Será más grande y luminoso y en un futuro podrá ser visitable. Contaremos también con despachos acordes para el protocolo. Todas esas dependencias serán trasladadas, por lo que en Santo Domingo quedará más espacio para utilizarlas en el trabajo diario de la Casa del Paso».

Nuevos proyectos

Pero las iniciativas no concluyen con la inauguración de anoche que dotará al Paso Blanco de una nueva sala de exposiciones temporales, capilla, archivo y un columbario con 2.500 hornacinas. «Es la primera parte de un ambicioso proyecto que pretende la musealización de todo el conjunto. Vamos a seguir trabajando para engrandecer al Paso Blanco», argumentó el presidente de la Fundación Santo Domingo.

El alcalde, Fulgencio Gil Jódar, vivió la inauguración con emoción. «Soy alcalde, pero he sido patrono de la Fundación y para mí es uno de los días más felices de mi vida. Es un logro con mucho sacrificio. Un nuevo edificio que se incorpora al espacio cultural de la ciudad, un museo que engrandecerá la Semana Santa». Cientos de blancos recorrieron las nuevas dependencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos