Semana Santa Cartagena 2018

Semana Santa Cartagena 2018

Un Miserere por la conversión

El presidente del Jesús ofrece romero al hermano mayor marrajo./Pablo Sánchez / AGM
El presidente del Jesús ofrece romero al hermano mayor marrajo. / Pablo Sánchez / AGM

El obispo transforma el principal acto litúrgico marrajo de Cuaresma en un elogio del perdón y el arrepentimiento

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOLCartagena

El obispo de la Diócesis convirtió anoche el Miserere a Nuestro Padre Jesús Nazareno en un elogio del perdón, que «no solo es importante, sino necesario». En su homilía, José Manuel Lorca Planes reflexionó sobre las disculpas a la ofensa como camino hacia la paz y la conversión. «Caigamos en la cuenta de que las palabras que pronunció Jesús -'Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen'- fueron muy grandes y llegan a nuestros días», aseguró.

Con sus reflexiones, el prelado incidió en lo que representa el principal acto litúrgico que organiza la Cofradía Marraja en honor de su Titular, en los días previos a la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Los diferentes equipos de trabajo de la cofradía se encargaron de revestir la la ceremonia de su solemnidad característica, en el primer Miserere de Francisco Pagán Martín-Portugués como hermano mayor.

El acto comenzó puntual, con la procesión claustral encabezada por el estandarte marrajo desde la capilla de la cofradía hasta el altar mayor de la contigua parroquia castrense de Santo Domingo. A los sones del Coro de Peregrinos de la ópera 'Tannhäuser' entraron las hileras de procesionistas, hachote en mano, hasta alcanzar el presbiterio, donde ya estaban situadas las autoridades. Lo hicieron antes de que comenzara a llover, porque hasta en eso resultó muy marrajo el tercer viernes de Cuaresma.

El obispo saludó de manera destacada a la presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver, que ocupó asiento en la primera fila junto a la alcaldesa, Ana Belén Castejón, y la consejera de Transparencia, Participación y Portavoz del Gobierno autonómico, Noelia Arroyo. En un templo repleto de público, también ocuparon lugares preferentes el pregonero de la Semana Santa, Ángel Julio Huertas, la Nazarena Mayor, Mariana Larios, y el Procesionista del Año, Domingo Andrés Bastida.

La Masa Coral Tomás Luis de Victoria, dirigida por Cristóbal Vogúmil, fue la encargada de interpretar también el Miserere, en la partitura de Orlando di Lasso a la que los marrajos llevan recurriendo desde 1970, con algunas excepciones. El templo se quedó en penumbra y el clero se volvió hacia el altar, donde estaba situado el Nazareno entre telas moradas y flores amarillas, para escuchar la interpretación de los veinte versos y el Gloria final que describen el arrepentimiento del rey David tras haber ofendido al Padre, según recoge el Salmo 50.

Al final de la ceremonia, el obispo bendijo el romero que los hermanos de Nuestro Padre Jesús Nazareno regalarán en Semana Santa. Como manda la tradición, la bandeja repleta de ramas fue ofrecida por el presidente de la Agrupación, José Ramón García Carrero, a los asistentes mientras salían del templo y mientras sonaba la macha 'Nuestro Padre Jesús', interpretada por la Agrupación Musical Sauces.

La noche finalizó en un restaurante de Molinos Marfagones con una cena de hermandad y de homenaje a la Nazarena Mayor, que es directiva marraja.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos