La Verdad

Salud RevistaCanal SaludCiencia y Salud

Diez consejos para ponerte en forma después de los excesos navideños

Diez consejos para ponerte en forma después de los excesos navideños
/ Fotolia
  • Los kilos acumulados durante las fiestas empiezan a pasar factura, sobre todo psicológicamente. Hacer ejercicio y llevar una vida más saludable se convierten estos días en los propósitos de año nuevo por excelencia

Aunque el dicho popular reza que «hasta San Antón, Pascuas son», en cuanto pasa el Día de Reyes los kilos acumulados por los excesos navideños empiezan a pasar factura, sobre todo psicológicamente. Hacer ejercicio y llevar una vida más saludable se convierten en los propósitos de año nuevo por excelencia. Para lograr con éxito estos objetivos sin caer en el error de recurrir a las 'dietas milagro', te proponemos una serie de consejos que te ayudarán a compensar las 'imprudencias gastronómicas' de las últimas semanas.

1. Haz ejercicio físico

No hace falta apuntarse al gimnasio ni convertirse en un deportista de élite, basta con caminar media hora al día. Un hábito sencillo que nos ayudará a activar nuestro metabolismo y poner en funcionamiento el sistema cardiovascular.

Diez consejos para ponerte en forma después de los excesos navideños

/ Fotolia

2. Menos alcohol y más agua

No hay Navidad sin brindis ni auténtico brindis sin alcohol. Suprimir de nuestra dieta las bebidas alcohólicas durante un tiempo nos ayudará a compensar los abusos cometidos durante estas fechas, algunos de ellos camuflados entre buenos deseos para 2017. Para depurar el organismo y eliminar toxinas, los expertos recomiendan incrementar el consumo de líquidos, unos dos litros que podemos ingerir en forma de agua, caldos o infusiones. Las propiedades antioxidantes del té verde lo convierten en un gran aliado para 'limpiar' nuestro cuerpo.

3. Duerme ocho horas

El ritmo frenético del día a día es a veces incompatible con el descanso adecuado. Dormir ocho horas es fundamental para lucir radiantes, ya que la falta de sueño altera al organismo y nos puede jugar malas pasadas.

4. Come más veces al día y menos cantidad

Los nutricionistas hacen mucho hincapié en la importancia de la cronoalimentación. Un término novedoso que no tiene mucho misterio. Consiste, básicamente, en realizar más de tres comidas al día y evitar así tanto el picoteo como los atracones. El almuerzo y la merienda se convierten en ingestas clave para no llegar a la comida y a la cena con un hambre voraz que nos haga devorar el plato.

5. Alíate con las frutas, verduras y hortalizas

Sacian, son ricas en fibra y tienen pocas calorías. Todos conocemos los beneficios de las frutas, verduras y hortalizas, pero en época de depuración nos acordamos especialmente de ellas. Los especialistas recomiendan, sobre todo, el consumo de frutos rojos, manzanas, peras, cerezas y plátanos. En cuanto a verduras y hortalizas, las alcalchofas, las espinacas, las cebollas y los calabacines ocupan un lugar destacado en el 'top ten'.

Diez consejos para ponerte en forma después de los excesos navideños

6. Cambia la carne por el pescado

Las carnes, especialmente las rojas, son altas en grasas saturadas y colesterol. Lo mismo pasa con los embutidos y los quesos. Alimentos que cobran un gran protagonismo en Navidad y que, pasadas las fiestas, podemos sustituir por el pescado.

7. Legumbres y cereales, imprescindibles

Destacan por su alto contenido en proteínas, hidratos de carbono y fibra, por lo que deberían ser alimentos imprescindibles en cualquier dieta. Además, las legumbres y los cereales poseen un bajo nivel de grasa y son muy ricos en vitaminas y minerales.

8. Evita las bebidas azucaradas

Saca de tu dieta los refrescos y zumos envasados que contienen una gran cantidad de azúcares artificiales que no aportan nutrientes a nuestro organismo y suman calorías innecesarias.

9. Olvida las salsas preparadas

Este tipo de alimentos llevan productos químicos, conservantes, saborizantes, azúcar y sal que, además de no beneficiarnos en absoluto, aumentan nuestro apetito. Si no quieres que te hagan un flaco favor, sácalas de tu dieta.

10. Apuesta por lo ecológico

Los productos 'bio' no llevan químicos y aportan más vitaminas que los convencionales. Además de ser más nutritivos, son más saludables y respetuosos con el medio ambiente que el resto de alimentos. No olvides que somos lo que comemos.