Nueve de cada diez personas han sufrido algún episodio de cefalea en el último año

Los especialistas advierten que el consumo continuado de fármacos para el tratamiento del dolor de cabeza puede provocar consecuencias secundarias

La cefalea o dolor de cabeza es el principal motivo de consulta en el ambulatorio, con unos datos que oscilan entre el 19,3 y 32% del total de visitas al médico, según la Sociedad Española de Neurología. Igualmente, es una de las causas más frecuentes para acudir al neurólogo. Aunque generalmente se trata de una patología benigna y limitada en el tiempo, a muchos pacientes les impide llevar a cabo sus actividades diarias. «En los casos más graves puede estar originada por patologías que ponen en peligro la vida del paciente como enfermedades tumorales, hemorrágicas o infecciosas», explica Verónica Giménez de Béjar, neuróloga de la unidad de cefaleas de Hospital Quirónsalud Murcia. Esta unidad se encuentra integrada dentro del Servicio de Neurociencias de Hospital Quirónsalud de Murcia, único servicio integral de la sanidad privada de la Región.

De los tipos que revisten gravedad, la hipertensión intracraneal idiopática es un síndrome neuro-oftalmológico complejo de causa desconocida caracterizado por un aumento de la presión intracraneal y en cuya evolución puede producir pérdida de la visión en más del 25% de los pacientes si no se tratan adecuadamente. «Este síndrome -indica la doctora Giménez- es mucho más frecuente en mujeres obesas en edad fértil y suele presentarse entre los veinte y treinta años».

Asimismo, advierten los especialistas que el consumo continuado de fármacos para el tratamiento de la cefalea contribuye a la cronificación del dolor, y según el tipo de fármaco puede tener consecuencias secundarias negativas como efectos renales y vasculares en el caso de los antiinflamatorios.

Soluciones efectivas

Hay distintos tratamientos para las cefaleas: médico o médico-quirúrgico, según el diagnóstico y criterio del especialista. Ambos son con frecuencia efectivos. Entre los tratamientos médicos, destaca la toxina botulínica. «Para su realización, se realiza la infiltración de pequeñas dosis de toxina en determinados músculos craneales con un efecto de varios meses sobre la migraña», afirma Giménez de Béjar, para a continuación apuntar que «el 66% de los pacientes responden positivamente a este tratamiento en los primeros tres meses y, tras un año de tratamiento, ocho de cada diez pacientes con migraña crónica reducen a la mitad el número de dolores de cabeza por mes».

La radiofrecuencia también funciona con efectividad. Se trata de una técnica que utiliza el paso de una corriente de alta frecuencia a través de una cánula que está totalmente aislada excepto en la punta (2-4 mm). Esta es la parte activa y la que ejercerá la acción terapéutica. «Al pasar la corriente por la cánula, la temperatura en la misma aumenta en la punta hasta llegar a un punto de calor controlado», indica Vicente Roques, anestesiólogo de la Unidad del Dolor del servicio, «este aumento de temperatura en un punto u objetivo, generalmente un nervio sensitivo responsable del cuadro de dolor, tiene como consecuencia la interrupción en la transmisión del dolor durante un tiempo más prolongado que una infiltración».

En ocasiones, la causa de la cefalea es una alteración en la dinámica de líquido cefalorraquídeo como ocurre en la hipertensión intracraneal idiopática. «En estos casos se realiza la implantación de una válvula de derivación ventrículo peritoneal programable, generalmente con sistema antigravitatorio, gracias la cual se evita el hiperdrenaje y se extrae el exceso de líquido cefalorraquídeo bajo la supervisión y seguimiento del equipo de neurocirugía», sostiene Sandra Rodríguez Barceló, especialista en neurocirugía de la unidad de cefaleas.

Novedades

En el apartado de tratamientos novedosos, la estimulación magnética trascraneal despunta por sus múltiples beneficios, tal y como recogen recientes publicaciones. «Para su realización, se aplica una estimulación externa o superficial en el cráneo mediante un equipo específico en una zona concreta del cerebro con el objeto de provocar una neuromodelación de las estructuras implicadas. Se lleva a cabo en varias sesiones y carece de efectos secundarios, describe Teresa Lluch, neurofisióloga del servicio.

No obstante, la fórmula para alcanzar el éxito en todas estas técnicas consiste en coordinar las especialidades de neurología, neurocirugía, neurofisiología, neuro-radiología, neuropsicología, oftalmología y la Unidad del Dolor. El Hospital Quirónsalud Murcia cuenta con el trabajo conjunto y coordinado de un equipo multidisciplinar que asegura el estudio de todas las posibles causas de una cefalea, así como su más completo manejo y tratamiento.

Más información en: Quirónsalud Murcia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos